Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 13 de marzo de 2014

El espectro de la lluvia











qué delicado es
el espectro de la lluvia
y qué frugal su ascensión,
como una pisada en la nieve
que el frío no sospecha
o la ramita que carga el gorrión
en el pico
para construir un nido a su calor.

qué delicado es
el esqueje que en tus manos crece
recto y bondadoso,
así como la noche
cuando armoniza con su canto de sirena
el filo inerme
de mi desazón.

te llamaría nube
si no hubiera pinceladas tan blancas
en el terso azul del cielo
que un día quise pintar y nunca pinté
para ti
de sol a sol.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

7 comentarios:

Ío
13 de marzo de 2014, 15:09


Que suave, Óscar, este poema es como una caricia de algodones.
"te llamaría nube", ¿y no es es precioso?, me encantó este verso, y todos los demás.
La hermosura envuelve a la tristeza.
Gracias.

m.

Taty Cascada
14 de marzo de 2014, 0:48

Leve, como la gota sutil que besa la hoja en otoño. Leve, como la nube que asoma tras el aguacero de primavera...Bello Óscar.
Un abrazo.

Isabel Moncayo Moreno
19 de marzo de 2014, 13:33

Este poema se rompe de ternura, Óscar, un placer como siempre visitar tu blog y deleitarse con tus poesías. Un abrazo.

Javier Morales Gomez
20 de marzo de 2014, 22:23

impresionante Oscar tendrías que escribir otro libro con estas poesías,están llenas de emociones, te sigo desde hace mucho y nunca me canso de leerlas ni de leer tus tres libros.un abrazo.

Óscar
24 de marzo de 2014, 12:02

Gracias a todos por vuestros comentarios. A ti, Javier, no tengo el gusto de conocerte, pero te agradezco que me sigas y que hayas adquirido mis libros.

rubén
1 de abril de 2014, 18:36

Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

Marisol
1 de abril de 2014, 18:39

Tienes imágenes preciosas, Óscar. Describes con una habilidad tan propia y una sensibilidad tan profunda imágenes tan delicadas que casi pude tocar la fragilidad de una nube en tus versos.
Me gustó mucho esta:
"como una pisada en la nieve
que el frío no sospecha"

El final es contundente, y atraviesa el corazón.
"te llamaría nube
si no hubiera pinceladas tan blancas
en el terso azul del cielo
que un día quise pintar y nunca pinté
para ti
de sol a sol."

Me ha dejado la desazón de una hermosa escultura de cristal que se fractura, así, toda de golpe.

Mi admiración, siempre

Publicar un comentario