Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

domingo, 9 de marzo de 2014

La desambiguación de los sentidos

Ahora te siento como un corte delicado y silencioso
en el delta de mis cedros, pero ¿llegará el día
en que te sienta como un rasguño inocuo
que puedes mirar sin que te duela?

El amor es una mentira
tantas veces repetida
que nos la hemos llegado a creer,
y cómo bramamos y blasfemamos
y nos mesamos los cabellos
cuando nos la afea la verdad
con su insolente descaro.

Ella vivía en el eco de una aguja
y no le asustaban las arañas
de largas patas y alegre caminar.

Tu cabello trae el aroma de la tempestad
impelido por un resorte de niebla
sin la afectación de los cíngulos
o el agudo crepitar de la borrasca.

Y yo te miro con los ojos lluvianos de lágrimas
y el frío acristalándome los huesos,
tan entibiado de nostalgia y desvaído
que me tiritan las líneas fugitivas de las manos.

¿Cómo podrás escribir tan largos inviernos en el capitel
mi galaxia? Contemplo el índigo promiscuo del horizonte
que orla nimbos como una paloma cenceña
y sofocada, así como tú me enseñaste a amar,
con la desambiguación de los sentidos
y los labios desprovistos de semántica.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

3 comentarios:

Maruja
9 de marzo de 2014, 12:08

Gracias por compartir esta bella entrada. Feliz domingo.

Taty Cascada
9 de marzo de 2014, 17:54

Es una mentira verdadera, tan cierta como el roce del viento en los cabellos y, duele tanto extraviar su camino que olvidamos las grandes verdades-
Un abrazo poeta.

Marisol
12 de marzo de 2014, 18:50

Siempre que puedo, me exilio aquí, muchas veces silenciosamente, pero creo que no sería justo hacerlo con tremendo poema. Es sencillo enamorarse de tu poesía, Óscar, logras tocar las fibras más sensibles, como si tal cosa.

"Ahora te siento como un corte delicado y silencioso
en el delta de mis cedros, pero ¿llegará el día
en que te sienta como un rasguño inocuo
que puedes mirar sin que te duela?"

Las cicatrices duelen siempre que las ves, y las ves siempre porque están expuestas...

Me gustó el aroma de la tempestad en el cabello, aunque el cambio de persona entre la tercer y cuarta estrofa, me hicieron perder el hilo por un momento.

Estos versos me llenaron de ternura:
"tan entibiado de nostalgia y desvaído
que me tiritan las líneas fugitivas de las manos."

Para llegar al apoteósico final, precioso:

" amar
con la desambiguación de los sentidos
y los labios desprovistos de semántica"

Mi admiración, siempre.
Tris.

Publicar un comentario