Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 25 de abril de 2011

Locus amoenus


'Eudaimonia', de Naoto Hattori

Custodia una esfinge de hielo
el acertijo inescrutable de su boca,
la canción arrabalera del ombligo
y su celdilla generosa en miel,
como ese halo esplendente que desaparece
.....................–con todas sus lunas y topacios–
en el eclipse de mis labios
cada vez que me besa.

Mírame,
en mi mano ensangrentada sostengo la balanza y el cigoto,

su cenit y su nadir.


¿Me juzgarías capaz de pintar la sombra fugitiva de un jilguero
en los tórridos humedales de la espalda

si el ocaso me regala una tierna balada de abril?


Ella canta boleros en el malecón
con dicción de nube que deletrea relámpagos
en el cielo daltónico, a intervalos de cebra.
Desde este arco ojival, salpicado por la espumosa
salinidad del recuerdo, añoro las geórgicas de sus besos
........................................–aquellos dos crótalos tonantes–
y los epigramas garabateados en mi piel
con su prosodia descuidada de cigüeña.
Añoro, sí, su obelisco lenguaraz.

Han pasado ya tres estaciones
y otros tantos ciclos
desde que desraizara el raigón de su silencio
con voz alta y nemorosa
para desbrozar los abrojos de la soledad.
Desde entonces todos los árboles son ella.

Hallaré una Arcadia feliz
en la sima voluptuosa de su boca
donde reverbere un grito panvocálico:
¡Eudaimonía!

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

8 comentarios:

Isabel Moncayo Moreno
25 de abril de 2011, 16:06

Me gusta desde el título, apacible y apetecible ese lugar hermoso y ameno, un poema lleno de sueños, fantasiosas metáforas llenas de erotismo, con tu acostumbrado lenguaje culto que nos invita a rebuscar cuando el contexto no lo deja demasiado claro. La islustración de de Naoto Hattori, fantástica también y surrealista haciendo buena conjunción con tu poema, y el cierre magistral, donde encuentras la plenitud en o de su boca, creo que me apunto otro para tus mejores poemas, ya tengo unos cuantos, es que el que sabe, sabe.

Un abrazo, Óscar

Liz Flores
26 de abril de 2011, 3:01

Ya me había preparado un té con leche para saborear mejor tus letras pensando que sería un texto largo lo que leería, pero no, ahora nos regalas un poema. Poema hermoso, por cierto, como lo que sueles escribir, Más que erótico me ha parecido triste; no sé, fue tal vez ese video del final que se encargó de enmarcar el sentimiento entre melancolía y soledad, pero aún así dejando resaltar a todas luces la belleza del contexto.

Me encantó el verso "Desde entonces todos los árboles son ella." muy significativo.

Un gran abrazo, Óscar.

Cita
26 de abril de 2011, 17:43

Envidia pura y dura... eso es lo que siento por no ser capaz nunca de escribir versos como estos

Mírame,
en mi mano ensangrentada sostengo la balanza y el cigoto,
su cenit y su nadir.

¿Me juzgarías capaz de pintar la sombra fugitiva de un jilguero
en los tórridos humedales de la espalda
si el ocaso me regala una tierna balada de abril?

Que por cierto, he tenido que recurrir a internet para conocer el significado de esas dos inusuales palabras... pues no me queda nada por aprender a mí... madre mía...

Un besazo, maestro.
Cita

Taty Cascada
26 de abril de 2011, 20:12

Óscar, eres un maestro, me causan admiración tus letras, y mi diccionario es feliz porque sabe que tendré que recurrir en más de una oportunidad a sus hojas, para extraer el significado de algún término que desconozco...El cierre hermoso, "desde entonces todos los árboles son ella" es un recurso exquisito...Visitar tus letras es Eudaimonia para mis ojos.
Un abrazo.

Marisol
29 de abril de 2011, 7:02

Tus metáforas no son sólo elevadas, sino ya brillantes. Cada vez me gusta más tu poesía, su dicción, sus pausas, su significado, su alcance:

'como ese halo esplendente que desaparece
.....................–con todas sus lunas y topacios–
en el eclipse de mis labios
cada vez que me besa'
'con dicción de nube que deletrea relámpagos'
'para desbrozar los abrojos'

Es un poema que lleva mucha carga emotiva, y una tristeza sin disimulo que contagia y se consagra en este verso:
'Desde entonces todos los árboles son ella'

Un gran abrazo.

Clara Schoenborn
9 de mayo de 2011, 2:02

Maravilloso poema Óscar, pleno de poesía directa, poderosa y bella. Me fascinó.Un abrazo.

Cita
9 de mayo de 2011, 9:01

Hola Óscar,
en mi blog te he dejado un regalo que espero que sirva para quitarte el mal sabor de boca que te llevaste al leer mi último poema. En realidad no era un poema, pero es algo que no me voy a parar a explicarte, porque son rayaduras...
Bueno, espero que te guste, que me des tu mas sincera opinión como siempre haces y que lo aceptes como tuyo, pues para tí lo he escrito.
Besos
Cita

Lía
2 de junio de 2011, 17:26

Me quedo completa (y gratamente) impactada con tus versos, Oscar..

Me quedo en tu rincón.

un fuerte abrazo

Publicar un comentario