Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

martes, 26 de noviembre de 2013

El tiempo de las aves

Las cosas se han desembarazado de sus nombres.
La Náusea’, Jean-Paul Sartre

¿Qué hace este calor pusilánime
en la flor de tu cadalso?
Es como el fuego,
que me blanquea con sílabas de otoño
cuando jurar no puedo ya a la lluvia.

Yo no sé de úvulas silentes
ni de infames arrozales,
pero sé que tu nombre se escribe
con ríos en las manos.

Eres esa canción
que nunca ha dejado de sonar en mi cabeza,
la canción sin letra que me recuerda
aquel lugar que nunca conocí.
Tú.

Yo me abro la piel para saberte voz
en mi torrente, para aquietar estas aguas
bulliciosas como una sangre
que nunca retrocede.

Qué más da si ya no vuelves,
si toda tú te desvaneces
a la luz grisácea de este atardecer.
Es infinito el dolor y muy larga
la condena para perderse en laberintos.
Inextricable. Como la dirección
de tus labios cuando me sonríes.

Siempre confundimos la pregunta.
No es de dónde vienes;
 es adónde vas.

Hemos vuelto al tiempo de las aves
y ni siquiera sabemos volar.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

3 comentarios:

Taty Cascada
26 de noviembre de 2013, 13:15

Ese dolor que no deja respiro poeta, sin embargo nos permite leer poesía en tus versos. Se lee tanto por la red; pero tus escritos son de otro nivel y lo sabes.
Abrazos siempre.

Ío
28 de noviembre de 2013, 0:46


Me sumo al comentario de mi querida Taty, aquí siempre se respira buena y hermosa poesía, se siente el dolor que atestiguan tus versos.
Me gustó mucho, sobre todo, la primera estrofa, Óscar.
Gracias por la belleza.
Abrazos.

m.

RECOMENZAR
1 de diciembre de 2013, 15:49

es facil volar te cuento....
cerrás los ojos y te dej1<s llevar por el viento
hermos tu texto

Publicar un comentario