Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

viernes, 18 de marzo de 2011

La translúcida belleza de una lágrima


Tu vida explotó en mis manos
como una frágil y efímera pompa de jabón
que refleja en su bruñida superficie
la translúcida belleza de una lágrima.

¿Cómo, mi amor, restañar la cicatriz del tiempo
si esta brecha es tan profunda como los siete mares?
¿Cómo, si somos agua, nos volvemos al fin tierra?
¿Cómo, dime, se evapora nuestra líquida conciencia?

En la levedad del polvo se intuye la sorda cólera del agua,
una remanencia de sed, un bramido de ciclón,
de océano, de río impetuoso,
la caudalosa ceguera de los embalses.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

9 comentarios:

Taty Cascada
18 de marzo de 2011, 21:46

Maestro, me has dejado sin palabras, es tan bello el escrito que prefiero deleitarlo en la soledad de mi cuarto.
Un abrazo poeta.

Liz Flores
19 de marzo de 2011, 4:46

La imagen de la lágrima reflejada en la pompa de jabón es preciosa, delicada, triste pero sí, muy bella.

Decirte que me encantó ese maravilloso pensamiento que has hecho: "¿Cómo, si somos agua, nos volvemos al fin tierra?" al fin y al cabo mundanos. Por suerte la energía que nos habita no se evapora, surgió de algún punto del universo y retorna a ese origen para volver habitar otra vida, en otro mundo, en otro tiempo.

No sé si las cicatrices del tiempo se restañen del todo. Esperemos que así sea.

Lindo poema.
Un abrazo, Óscar.

PD: recuerda ver la luna llena mañana sábado, estará hermosa. Por unos días no tendré pc, hoy volví a esta viejita y es un tormento, muy lenta. Pero no quería desaparecer sin comentarte este último poema.

Ío
19 de marzo de 2011, 12:56

Los versos últimos tienen mucha fuerza, encuentro en ellos la misma cólera que escribes; los que más me han gustado son los de la segunda, todos preciosos, el tercero y el cuarto me hablan de imposibilidades que quisieras responder.
Pero no puedes, y duele, en conjunto el poema duele
Muy hermoso y profundo
Un abrazo, Óscar

Ío

lauviah
19 de marzo de 2011, 20:38

Nada que yo pueda agregar a este intenso poema.
Leo y callo.

un saludo

Cita
19 de marzo de 2011, 22:33

Encontrar la belleza de una lágrima en una situación dura y dolorosa es de heroes.
Te dejo muchos besos y un abrazo de primavera.
Cita

Marisol
21 de marzo de 2011, 3:35

Nunca me había gustado tanto un poema como éste. Cada vez que lo leo te reconozco en él. En la pompa de jabón que refleja una lágrima en la superficie, y explota ¿de tristeza? en tus manos.
Esa imagen es preciosa. A pesar de su profunda desolación e impotencia.
Tu poesía es mágica, Óscar.
Un abrazo trístico.

Lisset Vázquez Meizoso
22 de marzo de 2011, 8:05

¿Cómo? Yo se lo explico, maestro. Todo es culpa de La Inevitable. Un abrazo.

Florence M.F
24 de marzo de 2011, 2:48

Voy a pegar el oído en un retazo de tierra, y estoy segura de que podré escuchar ese bramido de ciclón.
Un saludo.

Mrs.Poulain
30 de marzo de 2011, 21:54

un bramido de ciclón,
de océano, de río impetuoso,
la caudalosa ceguera de los embalses.

Y me quedé sin aliento para decir nada...

Publicar un comentario