Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

viernes, 25 de febrero de 2011

Polvo interestelar


Cuando aún no existía el tiempo,
tú ya me amabas con un amor mil veces más cegador
que la explosión de mil soles.

En mi inhóspito planeta de roca volcánica y mares congelados
no había partícula subatómica que no vibrara por ti.
Mi espacio era la dimensión de tu nombre.

Como un ígneo meteoro,
mi voz atravesará la oscura membrana del tiempo
para circunnavegar el anchuroso espacio y ser eco en la eternidad.
En su infinita travesía recorrerá constelaciones y galaxias,
se hará neutrón y protón, fusión y fisión, estrella, supernova y nebulosa
–vida y muerte, Todo en Uno–,
sondeará tu nombre en cada isótopo,
en cada quark, en cada hadrón que colisione,
y esparcirá al negro universo las cenizas de nuestro amor
en gravedad cero.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

5 comentarios:

Yessi
26 de febrero de 2011, 3:16

Un amor tan profundo e intenso es capaz d etraspasar mil barreras y dejar huellas por doquier...ya sea tiempo o espacio

Lindo poema.

Feliz fin de semana, un abrazo.

Marisol
26 de febrero de 2011, 4:53

Hoy nos sorprendes con un poema sideral, nos transportas a otra dimensión, para hablarnos de la creación de tu universo, en el amor.
Qué hermoso saber que
'Cuando aún no existía el tiempo,
tú ya me amabas con un amor mil veces más cegador que la explosión de mil soles.'
O que
'Mi espacio era la dimensión de tu nombre'

Sabes cerrar un buen poema, con un rotundo final.
Eres un poeta versátil, lo sabes, y lo aprovechas muy bien.
Un gran abrazo.

Liz Flores
26 de febrero de 2011, 5:27

Versos cósmicos, qué preciosos. Sólo faltó que tras esparcir esas cenizas de amor en gravedad cero pasaran rozando el limbo superior y produjeran el más bello de los ortos en el horizonte.

Estoy segura que tu voz será el más sutil de los ecos en la eternidad, sin duda cada que recitamos tu delicada poesía las palabras, que son tuyas, viajan años luz a concentrarse en algún lugar del espacio. No necesitarán tanto tiempo, como la protestrella, para ser astro, rápido se convertirán en estrella rutilante, más hermosa, quizá, que Polaris ¿Imagina a cuántos más guiarás por el vasto universo de la poesía?

Este verso es para cita: "Mi espacio era la dimensión de tu nombre." Entiendo el tiempo, pero en presente suena muy lindo también. Un verso inmenso, como todo el poema.

Me fascinó, y mucho.
Un abrazo, Óscar.

Cita
27 de febrero de 2011, 19:41

Me gusta cuando haces esta poesia documentada. La contraría que tanto me criticas que hago deprisa y corriendo.

Besos

Cita

Isabel Moncayo Moreno
28 de febrero de 2011, 15:51

Recuerdo que vi la pelicula The Fountain después de conocer tu poesía, creo que tu árbol de la vida renace en cada poesía, en esta ocasión entre nebulosas también logras emocionar con tu poema, eres genial, siempre es un placer leerte.

Publicar un comentario