Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

martes, 16 de noviembre de 2010

Apósito de luz




La luna se estira como un apósito de luz
por la piel afiebrada de la noche.
Parece una oblea flotando en un charco de brea
con ese borbolloneo de aspirina efervescente.
El silencio cauteriza las cicatrices del ocaso
en el cielo casquivano y ceniciento
como una densa y opaca nube de hollín
traspasada por un hilillo de sangre.
El lagrimeo de la lluvia en los escaparates
exuda letras de neón y un alfabeto de cenizas
se posa en los bolardos.
El brillo ambarino en los ojos de los gatos
no lame furtivas heridas,
ni la sal quema la carne.

Mi iris se expande como un mar de jade
por el proceloso curso de tu soledad.
Tiemblas con la abstinencia de aire de la mariposa
clavada a un alfiler. Un río carmesí desaparece en las riberas del otoño
y las hojas caducas se empapan con la menstruación de las amapolas.
Las flores enmudecen por el estupro de las vírgenes
en los claros de luna y esconden pudorosamente su perfume
y sus pétalos al doncel de la noche.

Y de pronto,
un pez alado bordea las pestañas del sol con rumor de agua y nieve,
salpicando de plata la húmeda hierba.
La alondra levanta el vuelo
y el día rompe su cáscara pruna,
exultante, renacido.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

12 comentarios:

Esencia
16 de noviembre de 2010, 15:05

Que despliegue de simbolismos y metáforas afloran entre los renglones que tu hondo sentir comparte.

Una delica leerte.

Desde mi esencia.

Respirando entre palabras.
16 de noviembre de 2010, 17:04

Nunca sentí tan linda la luna como en este momento...

p/d Una duda: El silencio cauteriza las cicatrices? Vaya... para mi es todo lo contrario.
Besito

su
16 de noviembre de 2010, 18:38

:)

Un abrazo Óscar.

ana
16 de noviembre de 2010, 22:34

Vi tu entrada en respirando entre palabras, y no pude evitar venir.

Cualquier entrada que diga luna atrae mi atención.

Y la tuya es delicada, casi da pena hacer ruido.

Me quedo, con tu permiso.

Liz Flores
17 de noviembre de 2010, 0:26

Leerte es disfrutar de un imaginario poético exigente y delicado, cuyo sentimiento nunca tiene pérdida ni desperdicio a la vista y a la sensibilidad.

Todas las metáforas están muy lindas, pero te destaco "la menstruación de las amapolas" porque me pareció muy bien elaborada y original, por ende todo el verso robó mi atención y agrado "Un río carmesí desaparece en las riberas del otoño y las hojas caducas se empapan con la menstruación de las amapolas."

Pero la que me llegó, porque siempre me llega una (hondo) más que otras, fue "Mi iris se expande como un mar de jade por el proceloso curso de tu soledad."

El cierre tampoco se queda atrás, lleva en cada letra la luz esperanzadora del alba con ese vuelo de la alondra que alegra al nuevo día.

Un poema muy hermoso.
Saludos y cariños de siempre.

Etarinyeth
17 de noviembre de 2010, 1:53

Qué delicada y sublime caricia escrita para el halo blanco y nocturno.

Fascinanda de leerte!

Un beso.

NV BALLESTEROS
17 de noviembre de 2010, 2:47

Dejo mi admiracion ante tu escrito...Me lleva a sentirme navegando en una barca de luz de luna...Te dejo un abrazo muy grande


Besos

Taty Cascada
17 de noviembre de 2010, 12:18

Aunque suene reiterativo decirte, leerte es aprendizaje, ¡qué habilidad! para escribir metáforas sublimes. Como Liz, me quedé absorta en el verso "y las hojas caducas se empapan con la menstruación de las amapolas", muy original. A decir verdad, es un tema que a toda mujer incomoda y evita, lo consideramos una pérdida de días útiles...
Un abrazo para ti, y mi completa admiración.

Mayte_DALIANEGRA
17 de noviembre de 2010, 22:47

¡Hola, Óscar!Hermosas metáforas orlan tu poema, siempre trufado de cultismos y de expresiones de gran originalidad, particularmente, me encandiló "Mi iris se expande como un mar de jade por el proceloso curso de tu soledad". Sin embargo, a mí no me va tan bien como a ti utilizándolos, pues en mi última poesía, se me ha quejado gente al respecto, pues me decían que no entendían gran parte de las palabras y no creí haber utilizado vocablos tan "raritos", salvo unos poquitos, pero bueno, como todo, depende de quien te lea.

Te dejo un beso y mis mejores deseos para la semana. ¡Salud e inspiración!

Marisol
19 de noviembre de 2010, 18:32

Leerte me provoca un torbellino de imágenes que se dibujan delicadas e impactantes. Tus metáforas son una sucesión de ideas que invitan a volar a otras dimensiones.
Es difícil explicar la sensación que deja tu pluma, Óscar, porque es inherente a ti.
La música que lo acompaña es una buena aproximación y ayuda a sensibilizar más al lector.
Tal vez lo que mejor se me ocurre lo exprese es que luego de leerte, me siento extasiada.
Un gran abrazo.

Isabel Moncayo Moreno
23 de noviembre de 2010, 16:35

Tienes un gusto exquisito para escoger la imagen adecuada para cada poema, Óscar, Es un poema muy nostálgico, como tantos tuyos en que haces de esa tristeza un rezo hermoso, siento cierto remanso en estas letras, tal vez el dolor por naturaleza se va aplacando, pues no habría cuerpo humano que lo aguantara, pero el sentimiento, la fuerza,el amor; asombran y dan luz a cualquier oscuridad.

Un abrazo.

Patricia 333
23 de noviembre de 2010, 20:21

Mi iris se expande como un mar de jade
por el proceloso curso de tu soledad.
Tiemblas con la abstinencia de aire de la mariposa
clavada a un alfiler

La Soledad Oscar esa Soledad .... Que te puedo decir eres un gran Poeta

Un beso

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Publicar un comentario