Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Un grito en el universo









Hay bujías en la noche
y cárceles de dedos.
Hay más luces en el cielo que luceros.
Hay más heridas en tu pecho
de las que mis dedos pueden contar.

Las raíces de tu árbol
se expanden por mi tierra
desmembrada
como un grito en el universo.

Un día serás consciente de tu mortalidad
y amarás cada partícula de luz
que halague tu sombra,
cada rayo de sol que queme tus labios
con mi nombre en tu boca.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.


5 comentarios:

Isabel Moncayo Moreno
18 de noviembre de 2011, 16:27

Me gustan los planos del vídeo, Óscar, yo no he visto la pelicula, pero seguro que tú sí. Te encantan estas películas melancólicas, como su título bien indica. y el poema se recrea en ese universo tan tuyo, con ese final tan desgarrado, "Un día serás consciente de tu mortalidad"

Un abrazo.

elisa...lichazul
18 de noviembre de 2011, 18:35

me encantó elpoema, sus imagenes son verdaderos hallazgos líricos
Felicitaciones


abrazo y buen fin de semana

Ignacio Carcelén
20 de noviembre de 2011, 18:58

Es como "Alabanza a mí mismo", pero de este siglo. Bueno.

Marisol
20 de noviembre de 2011, 22:28

Me tomé unas vacaciones, pero estoy de vuelta ya.
Me gustó mucho la imagen de las "cárceles de dedos".

La segunda estrofa, tiene un tono más desolador, que explota hacia el final, con ese
"grito en el universo".
La última estrofa, me ha dejado pensando, como con un astilla en el corazón, y es cierto, la conciencia de nuestra mortalidad, hace que amemos hasta el dolor porque podemos sentirlo.
El final inmejorable:
"cada rayo de sol que queme tus labios
con mi nombre en tu boca."

Un gran abrazo, Óscar.

Gloria Reyna
21 de noviembre de 2011, 19:44

Precioso poema Óscar, y es muy cierto que el día que seamos conscientes de nuestra mortalidad, amaremos cada partícula de luz y más.
Un abrazo

Publicar un comentario