Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

miércoles, 5 de enero de 2011

Bengalas en la noche


esa nube roja cuyo relámpago es el alma
Memorias de Adriano’, Marguerite Yourcenar

Hubo un tiempo en que nuestros labios, ayunos de afecto,
se agostaban en nebulosas de nostalgia.

Un cuerno de humo asomaba por la intrincada celosía de los ojos
como un tenue y errático hilo de luz que deambula en claroscuros
mientras el cendal de una lágrima agita débilmente la hojarasca de pestañas.

Pero entonces te tomé de la mano
y sentí la vida palpitar, cálida, bajo tu piel
como un rayo embelesado por una serpentina de colores,
y al mirarte, tus ojos resplandecían en la oscuridad
como bengalas en la noche
anunciando la ascesis del beso,
y la luna sosegaba en el arroyo un palio de flores.

Venturoso naufragio el de tus labios
que me arrastran a playas calizas
donde nunca se pone el sol
y los besos llueven despacio.

Y es que besarte –siempre lo he sabido–
es como descabalgar versos en la aureola del ocaso.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

9 comentarios:

brisamein
5 de enero de 2011, 17:21

Impresionante poema, hacía tiempo no leía un poema de amor diferente.
El tuyo está condimentado con esas metáforas soñadas que más de uno quisiéramos escribir. La riqueza de recursos desplegados convierten este escrito sencillamente en una obra de arte. Ha sido un lujo leerte Oscar.

Aprovecho el momento para extenderte una invitación

Soy moderadora del portal literario “mareas del alma” y deseo invitarte a participar en nuestra página con tus poemas.
http://www.mareasdelalma.foroactivo.com

Allí encontrarás un grupo de pares dispuestos a compartir el gusto por las letras en un ambiente de cordialidad y alegría, donde podrás publicitar tu blog, tener una linda firma hecha a tu gusto y sentirte como en tu casa.

Muchísimas gracias por leerme y permitirme dejarte esta invitación.

Ojalá podamos contar con tu presencia entre nosotros, sería un honor poder compartir el espacio con un escritor de tu jerarquía.

Un beso grande y muchas gracias por tu atención

Ío
5 de enero de 2011, 18:03

Ohhh, que bonito, Óscar, que hermoso poema; la cuarta estrofa es la que más me ha gustado, y también los dos últimos, que preciosidad¡¡¡¡¡¡
Maravilloso, eterno, me encantó, gracias por compartirlo
Un beso

Ío

Etarinyeth...
5 de enero de 2011, 20:41

Óscar:

Excepcionalmente bellos y etéreos tus versos... En particular me he quedado embelesada con:
"anunciando la ascesis del beso"
"es como descabalgar versos en la aureola del ocaso."
Admiro la singularidad y nitidez de tus metáforas... que dicen, insinúan... dejando abierto siempre el infinito.

Un superabrazo y un beso, con mi más honesto deseo que los Reyes Magos además de muchos regalos te compartan chispas de su magia e ilusión.

Taty Cascada
6 de enero de 2011, 13:28

Óscar, he leído tu poema tres veces, el disfrute en las palabras se agradece. Contados son los poetas que admiro. Felicitaciones por tan bello escrito.
Un abrazo.

Cita
6 de enero de 2011, 18:52

Qué último verso final madre mia...

Aquí te dejo un suspiro infinito!

Cita

Liz Flores
6 de enero de 2011, 19:28

"Venturoso naufragio el de tus labios
que me arrastran a playas calizas
donde nunca se pone el sol
y los besos llueven despacio.

Y es que besarte –siempre lo he sabido–
es como descabalgar versos en la aureola del ocaso."

Muy bello, todo el poema es una hermosa obra de amor.

Un abrazo, querido Poeta.

Isabel Moncayo Moreno
7 de enero de 2011, 17:00

Hermoso Óscar, estos poemas en los que te dejas que escuchemos lo que hablas, así, como diciéndole a Ella y nos haces partícipes de todas esas emociones de los enamorados... me encanta

un fuerte abrazo

Isabel Moncayo Moreno
7 de enero de 2011, 17:11

Se me ha olvidado felicitarte en este nuevo año que comienza, sabes que ahora y siempre te deseo lo mejor.

Marisol
8 de enero de 2011, 5:11

Qué te puedo decir, Óscar, leerte es conocer el éxtasis.

'Pero entonces te tomé de la mano
y sentí la vida palpitar, cálida, bajo tu piel
como un rayo embelesado por una serpentina de colores'

'Donde nunca se pone el sol
y los besos llueven despacio.

Y es que besarte –siempre lo he sabido–
es como descabalgar versos en la aureola del ocaso.'

Tu amor es infinito, eterno, tempestuoso y sosegado, lo es todo. Y tus versos, saben describir ese amor dichoso, con delicadeza y dulzura sumas.

Me ha gustado mucho.

Besos y abrazos.

Publicar un comentario