Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 31 de enero de 2011

En el silencio azul de los claros de luna


Lancé mi corazón a la fuente
con tu efigie cincelada
en lágrimas de sangre
y un vibrato –en do mayor
aleteó en el aire clavicémbalo
como un flamenco de alas perfumadas
como un acento extrarrítmico
o un vandálico scherzo

y diez lunas después
en el salterio del agua
aún se escucha
aún reverbera
en las blancas madrugadas
en el silencio azul de los claros de luna
el eco trashumante de la lluvia.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

10 comentarios:

Taty Cascada
31 de enero de 2011, 19:37

Piano que muerde el alma, aletea en los ojos, y desciende en la piel. Así como tus versos, que se mezclan en los párpados de la luna. Así como tus palabras que se escurren, en los charcos diamantes que se forman tras la inquieta lluvia.
Un abrazo Óscar.

ana
31 de enero de 2011, 20:29

Creo que me llevo las tres cosas: la foto porque colecciono fotos de lunas y ésta no la tenía (es preciosa), la música que lo llena todo, y por supuesto tus palabras que como siempre me dejan un buen sabor.

Escribes maravillosamente.

Un besazo

Liz Flores
1 de febrero de 2011, 7:19

Me ha gustado mucho el título, en sí dice ser preludio de hermosos versos los cuales acompañados de esa sutil melodía ofrecen al lector un placentero momento de silencios azules.

Sublime.
Un abrazo Óscar.

Cita
1 de febrero de 2011, 11:29

Siempre me descubro suspirando al leerte...
Gracias

Cita

Isabel Moncayo Moreno
1 de febrero de 2011, 16:26

El título es precioso, Óscar, y la imagen del corazón lanzado y cincelado con su imagen, muy significativa, toda la primera estrofa lo es, le has puesto alas a tu corazón, y se escuha el aleteo azul, al igual que esos silencios

Un abrazo

Cita
1 de febrero de 2011, 17:55

¿qué nos pasa, óscar, que últimamente pensamos parecido? (risas)

Cita

Marisol
2 de febrero de 2011, 5:35

Ya sabes lo que me gusta la música y la noche.
Me ha encantado
el 'flamenco de alas perfumadas
como un acento extrarrítmico'
de la primera estrofa.

El final, por su parte, es precioso:
'en el silencio azul de los claros de luna
el eco trashumante de la lluvia.'

El título, la imagen, la melodía, el poema, todo el conjunto armoniza.

Un abrazo.

lauviah
2 de febrero de 2011, 13:04

No se ,pero la música clásica crea un efecto
extraño en mi,,,,
diría que en sus notas quisiera hacerme recordar algo que olvide.
Precioso poema como siempre.

un saludo

Ío
2 de febrero de 2011, 22:09

"...en el salterio del agua
aún se escucha
aún reverbera
en las blancas madrugadas
en el silencio azul de los claros de luna
el eco trashumante de la lluvia."

Estos versos y el primero son los que más me han gustado; tienen una nota triste y otra alegre; por un lado su efigie se cincela en lágrimas de sangre, y de otra la sigues sintiendo en el eco de la lluvia.
Precioso, Óscar, y la música
Un beso

Ío

Verónica
3 de febrero de 2011, 4:01

Tienes el Don de robar suspiros, y alumbrar la noche oscura.

un abrazo Oscar.

Verónica

Publicar un comentario