Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

viernes, 28 de enero de 2011

El rayo insomne de tus ojos


El agua está fría de recuerdos,
y ni siquiera calienta el pilón
este sol atrabiliario
donde abrevan los pájaros del crepúsculo.

Una pátina de hielo estrangula el corazón de las fuentes
con su morbidez de agua estancada, hierática,
con la ataraxia de los peces embadurnados de betún.

No puedo dormir si me anuda el rayo insomne de tus ojos
al pañuelo carmesí de la noche
con el doblez de una estrella miope
–y me miras con esa cóncava tristeza de los espejos circunflejos,
azogados mares de cristal, trémulos cuencos de leche–
y el sueño gravita sigiloso en el vórtice del alma
con su luz quebrada de túmulo.

Sigue lloviendo,
y el silencio invade lentamente mi voz de escarcha
como el musgo los viejos puentes de piedra.

El invierno es áspera cicuta,
y las nubes, farolillos de colores,
cocodrilos con lengua de trapo
en un temulento carnaval,
no aflojan su cinta vaporosa,
mientras los planetas danzan beodos
una canción desesperada
y mi soledad duplica la centuria.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

9 comentarios:

Isabel Moncayo Moreno
28 de enero de 2011, 15:08

Vuelve ese rayo somnoliento que no te abandona y que te acompaña con un deje de tristeza que carazteriza tu poética.

Sigue lloviendo,
y el silencio invade lentamente mi voz de escarcha
como el musgo los viejos puentes de piedra.

El frío del alma destempla más que los carámbanos de la fotografía, logras imágenes realmente gélidas, parece que la escarcha acompaña en estos días invernales.

Un abrazo Óscar

Ío
28 de enero de 2011, 16:48

Cuanta tristeza te leo, querido amigo, otra vez, y son tantas.....como poemas puedas escribir.
Me quedo en la cuarta estrofa, gustándome todas las demás, pero esa, tiene lluvia, escarcha, y tiene musgo y sabes que me gustan mucho esas palabras.
Precioso, Óscar, precioso y pleno de soledad
Un beso

Ío

Cita
28 de enero de 2011, 17:54

Y mientras no pare de llover jamás se calentará. El sol no puede con eso.

Besos

Cita

lauviah
28 de enero de 2011, 20:00

Un saludo,,,, invernal ,,,, y la cosa es que es el mismo que el de primavera o del verano,,,.

La soledad ,, hace tiempo que dejastes de estarlo.Tal vez tan solo es añoranza del cuerpo que recela el alma.

un saludo

Taty Cascada
28 de enero de 2011, 20:01

Sigue lloviendo en tu corazón, como si todas las nubes se replegaran para enajenar tus ojos del sol, de la luz.
Un abrazo poeta.

Liz Flores
29 de enero de 2011, 2:15

Qué bueno volverte a leer, parece que esa nube gris que nublaba tu inspiración se va disipando. Bien por ti.

Como siempre en tus metáforas hay una magnífica exposición de imágenes dibujadas perfectamente. Me ha gustado mucho esa tercer estrofa por lo profunda en sentimiento que es, sobre todo porque es cierto que cuando te haces acompañar de un recuerdo "el sueño gravita sigiloso en el vórtice del alma con su luz quebrada de túmulo." y resulta casi imposible dormir.

También me gusta por su belleza esta otra:

"Sigue lloviendo,
y el silencio invade lentamente mi voz de escarcha
como el musgo los viejos puentes de piedra."

Y en estos otros versos veo reflejada la nostalgia del alma:

"El invierno es áspera cicuta," cuando estamos mal ya no cuentan las estaciones, el inverno y las otras se vuelven una.

"y las nubes, farolillos de colores" sin embargo no podemos evitar encontrar belleza en la tristeza.

Es un gran poema triste. Me gustó.
Un fuerte abrazo, Óscar.

Etarinyeth...
29 de enero de 2011, 8:03

Nunca la tristeza había sido tan bellamente etérea y plasmada con tan sublime delicadeza.
Muy cierto Óscar, curiosa coincidencia el empleo de "vórtice" en nuestras últimas entradas, más si me permites, el uso que le has dado genera una metáfora exquisita que, "y el sueño gravita sigiloso en el vórtice del alma" sin duda se siente y se filtra en los sentidos.

Un abrazo fuerte, Óscar!

Cita
31 de enero de 2011, 14:10

jajaja es cierto Óscar! la foto es casi igual que la tuya! ejej
Prometo que no la he copiado, purita casualidad.

Un beso

Cita

Marisol
2 de febrero de 2011, 4:28

Parece que es un invierno muy frío. A veces se me han congelado las yemas de los dedos tanto, que he sentido dolor, y no sólo me pasa con el tacto.
Me han gustado mucho estos versos:

'y me miras con esa cóncava tristeza de los espejos circunflejos,
azogados mares de cristal, trémulos cuencos de leche–
y el sueño gravita sigiloso en el vórtice del alma
con su luz quebrada de túmulo.'

Este párrafo también, usas las pausas precisas, y eso lo hace más nostálgico.
'Sigue lloviendo,
y el silencio invade lentamente mi voz de escarcha
como el musgo los viejos puentes de piedra.'

Admiro tu capacidad de crear imágenes, tus metáforas, tu sensibilidad.
Un gran abrazo.

Publicar un comentario