Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

domingo, 13 de junio de 2010

La supernova del beso


En la serranía de nuestras bocas
cada beso arde como un bosque incendiado,
los cabellos danzan en un aquelarre de fuegos,
los dedos corretean por la espalda como liebres asustadas
y los muslos, avivados por la salina savia, crepitan orgasmos.

El placer nos devuelve al polvo primigenio
–atávica remanencia de agua, branquias y lodo–,
nos desintegra como cenizas de una nube volcánica,
nos zarandea en una combustión de gritos y espasmos,
y cuando, al fundirse nuestros cuerpos en un crisol de orgasmos,
ingrávidos flotamos en la cálida brisa que exhala la boca crispada de fuego,
nuestra piel se inflama en la pirólisis del beso
como dos amantes que se inmolan en una pira funeraria.

Y mientras, las estrellas polinizan de luz
–frío esperma de faro roto, que no calienta la noche–
el algente universo,
y palidecen de envidia
con el estallido de nuestras lenguas
en la supernova del beso.

Soy como una barca en el río que serpentea tus labios,
y quiero ahogarme en la corriente de tus aguas
para recibir tu bautismo de fe.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

5 comentarios:

NV BALLESTEROS
13 de junio de 2010, 20:18

Se entrelaza la pasión con la dulzura...En un estallido de emiciones.

Óscar que tengas un buen inicio de semana


Besos

Liz Flores
14 de junio de 2010, 5:47

Me gusta el título, ya sólo de él se desprende todo un poema. Si ya de por sí la imagen de estrellas que se entregan a una muerte explosiva y furiosa para dar vida a una nueva, es hermosa, más lo es imaginarlo con besos.

Me gusta el contenido erótico y pasional de todo el poema, la fuerza que va tomando en cada verso y se concentra en la segunda estrofa donde se funden las ganas y el alma en ese fuego que calcina al mismo cosmos.

La tercera estrofa es bella y más los versos del cierre donde conjugas sentimientos con espiritualidad, así como debe ser el Amor.

Precioso poema, Óscar.
Un abrazo.

Isabel
14 de junio de 2010, 16:12

No sé que hice que se ma ha borrado el comentario, vuelvo a intentarlo.

Decía que , me ha encantado ese crepitar de orgasmos, creo que telo he leído antes y no sé si en algún poema de Sara también. He de decirte que en tus poemas eróticos me recuerdas muchísimo a la poética erótica de Sara. También me ha gustado el verso de la serranía de vuestras ocas, y esa combustión de la segunda estrofa, así como la imagen, que también yo he usado en algún poema, Y el cierre me ha parecido muy sosegado, será esa barca que serpentesa por sus labios, o será que después de la tormenta ya se sabe....


Un abrazo, Óscar

Marisol
15 de junio de 2010, 2:44

Es difícil comentar tu poesía porque una se queda embelesada y ya, te das cuenta que se te acaban las palabras.
Tu poesía erótica es pasional, y bastante intensa, pero no deja atrás el sentimiento que la enciende, que es el amor. Tampoco olvidas la ternura.
Me gustaron sobre todo, esos 'dedos que 'corretean por la espalda como liebres asustadas', la 'pirólisis del beso' y esas dos últimas estrofas, plenas de imágenes.
Un gran abrazo.

Yoko-Tomoto
16 de junio de 2010, 7:50

Cuando leo poemas eróticos como éste me hace erizar la piel. Me parece un acto indescifrable con palabras el amar y saberse amado consumado en un encuentro tan pasional como el que vos hace presencia en vuestra poesía. Me gusta mucho, inspira a mi imaginación.

Concuerdo con mi bella Isabel, encuentro mucha similitud con la lírica de vuestra Sara, se complementan de manera perfecta, ambos son uno en el deseo lírico del amor. Sublime.

Yo debo admitir que tuve que investigar "bautismo de fe", es muy interesante. Todo lo que conlleva. Una purificación en un acto de fe, así mismo ella os purifica con el amor, el acto de amar.

Con aprecio
Vuestra Alejandra

Publicar un comentario