Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

miércoles, 30 de junio de 2010

Tu silencio es mi palabra


¿Cómo escribir un silencio en el linde de la palabra?

El silencio se escribe sin palabras,
se pronuncia sin lengua, se murmura sin dientes. Se atraganta.
El silencio no hace eco a la palabra.
El silencio se pierde en la asonancia del vacío, en un caligrama de espinas,
en la afonía del sonido, en la profundidad de la garganta.
Pero tu silencio me escribe versos donde no hay letras ni palabras
y me llama con un acento de nostalgia.
Tu silencio tiene el sonido de las lágrimas
cuando las lágrimas a duelo rebatan.

Tu voz es mi silencio;
tu silencio, mi palabra.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

10 comentarios:

Yoko-Tomoto
30 de junio de 2010, 17:20

El silencio es por si solo el significado de una ausencia y a su vez el comprobante de que existe o existió aquello que ahora se encuentra en afonía.
Bella analogía filosófica al silencio, donde éste incluso puede permanecer por sobre las palabras, cuántos discursos hay que sobreviven sobre un silencio.
Aquí el silencio es la ausencia del ser amado, uno que pareciera ser eterno, pero es aniquilado cuando; "Tu voz es mi silencio;
tu silencio, mi palabra."

Se entiende, al silencio como el complemento de vuestra palabra. Es la ausencia el complemento del recuerdo que da vida en pensamiento a vuestra dama.

Un fuerte abrazo querido amigo
Vuestra Alejandra

su
30 de junio de 2010, 18:28

Y después de tu silencio nos regalas tan preciosa entrada, tan delicados versos...me encanta Óscar, me alegra tu vuelta.
Abrazos.

NV BALLESTEROS
30 de junio de 2010, 22:11

Con la voz del silencio, me sumerjo en tus palabras...Una hermosa entrada siempre con el sabor de la tristeza.

Besos

Blue
30 de junio de 2010, 22:33

Es el eco de tu silencio, el que ha dejado el canto de tus lindos versos.

Un abrazo
Blue

Lisset
1 de julio de 2010, 7:10

Ojalá los silencios siempre fuesen tan bellos como los tuyos. Y sin palabras me quedo, escuchando el silencio de las lagrimas, feliz de que hayas vuelto, aún en silencio. Un abrazo.

Etarinyeth
1 de julio de 2010, 8:38

Nada más revelador que el silencio, y cuando más cuando arranca suspiros por su profundidad e intensidad.

Bello lo que plasmas, un gusto leerte.

Un afectuoso saludo.

Liz Flores
2 de julio de 2010, 3:37

¡Ah! el silencio...la voz ronca de la tristeza, el lenguaje mudo de las lágrimas, el eco espinozo que hiere la garganta... a veces dice justo lo que no tiene qué decir, pero también a veces trae paz en su susurro.

Tu poema es bello, tu discurso poético no cansa, al contrario, envuelve de manera tierna y cala el sentimiento.

Fueron pocos días los que te ausentates, sin embargo se sintió hondo tu ausencia y tu poesía. Celebro volverte a leer, Óscar.
Te abrazo con cariño.

Marisol
2 de julio de 2010, 4:17

Esta poesía, sobre el silencio, tu silencio, me supo dulce amarga, es un juego de significados que te envuelve y no te suelta, para llevarte lentamente a un final rotundo:
'Tu voz es mi silencio;
tu silencio, mi palabra.'
Y esos dos versos lo resumen todo. 'Hablar del silencio' no es tan fácil, pero no sólo lo has definido, lo has hecho poesía y vaya qué poesía.
Se ha hecho larga la ausencia, Óscar.
Un fuerte abrazo.

Patricia 333
2 de julio de 2010, 7:29
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel
6 de julio de 2010, 16:08

Sí, su ausencia, su silencio es tu palabra, dolorosa a veces, pero siempre enamorada.

un abrazo

Publicar un comentario