Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

martes, 26 de octubre de 2010

Yuxtaposición


Nuestros dedos se buscan a través del cristal de la ventana
guiados por un mismo impulso, alentados por un solo corazón,
ávidos de caricias, trémulos de emoción,
con la fiebre que muerde las esquinas de los labios,
y atraídos por las yemas, como imán, se rozan sin pendiente ni estuario
mientras afuera la lluvia tañe lágrimas de amor en fuga
hasta que una mariposa otoñal se yuxtapone, finalmente,
en la coordenada del beso, allí donde el cielo se hace espuma, ola y mar
y los días caen al desgaire como ampos copos de nieve.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

12 comentarios:

NV BALLESTEROS
26 de octubre de 2010, 14:41

Buen día!!!
En el murmullo de tus letras se conjuga la pasión y la nostalgia...Embrujada de sentimientos pongo la noche y la mariposa junto al calor de mis sueños...Te dejo un abrazo muy grande...Besos con cariño

Esencia
26 de octubre de 2010, 14:41

No cabría tal yuxtaposición sin armonización y complicidad. Más allá de todo... el sentimiento subsiste y persiste tal subsistencia.

Es hermoso leerte.

Siempre esencia.

su
26 de octubre de 2010, 14:43

Cuántos besos perdidos en el cielo habrá...tantos.

Un abrazo.

aniki
26 de octubre de 2010, 16:48

De forma magistral conjugas imagen y palabras. Una poesía melancólica pero muy bella.

Besossss.

Taty Cascada
26 de octubre de 2010, 20:02

¿Quién es la mariposa otoñal?, ¿el destino, la vida, los sinsabores de la existencia?.
Un abrazo Óscar,como siempre maravilloso tu trabajo.

Respirando entre palabras.
27 de octubre de 2010, 1:08

Sentir mas allá de todo.Traspasar el cristal y dejarte llevar por lo que en verdad sientes.
Alguna vez pensaste que hay más allá de las palabras?
Besitos escritos y sentidos sin cristal que se interponga :)

Liz Flores
27 de octubre de 2010, 5:17

La lluvia y la ventana empañada de melancolía siempre se prestan bien para poesía triste, y en tus letras vienen a destacar, pero no tanto como la sensibilidad y el amor.

Hermoso poema, Oscar.
Un abrazo.

Marisol
27 de octubre de 2010, 5:48

Es una imagen muy triste la que trazas hoy, la imposibilidad de tocar una piel, pero verla, sentirla tan cerca y no poder acariciarla.
Tanto amor y no poder compartirlo.
Me gustó mucho esa fiebre que 'muerde las esquinas de los labios'
Y los dedos atrayéndose como imanes.
Precioso poema, Óscar.
Un besito Tristónico.

Ío
27 de octubre de 2010, 11:26
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Óscar
27 de octubre de 2010, 13:16

Yo sí sé qué decir: si no tienes nada que decir, no digas nada.

Ricardo Miñana
27 de octubre de 2010, 19:22

Parece la melancolía del otoño,
excelente tus letras,
es un placer leerte.
feliz semana.
un abrazo.

Mayte_DALIANEGRA
28 de octubre de 2010, 20:04

Como siempre, tu lenguaje exquisito e impecable al servicio de una poesía henchida de sentimiento, de tristeza, plena de metáforas originales que crean vívidas imágenes en el lector. Ya lo dijera el genial Leonardo: la poesía es pintura ciega. La tuya es el reflejo de ese dolor que deja también paso al recuerdo de los tiempos felices y a imaginar que el ser amado te acompaña no sólo en tu corazón...

Publicar un comentario