Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 6 de mayo de 2010

La máscara y el espejo


Me empapas como boca de riego
que llueve fuego en mi costado,
y yo me agito como un campo de trigo
con la insumisa caricia del viento.

Acuña un beso en mi boca
para que nunca olvide el molde de tus labios.
Si me enseñas el perfil de tu sombra,
voltearé mi sonrisa en una lágrima.
–pero las sombras son planas, como mi otredad–

Acrisolo una gavilla de luciérnagas en el candil de la esperanza
para acristalar la noche de estrellas.

¿Cómo deletrear a-m-o-r sin aromatizar la sinfonía inacabada de tu nombre?

Me escrutas con el silencio de los párpados
que se arrancaron las vendas del sueño
parar contemplar el infinito.
Mírame, soy un cielo estrellado
y fulguro espirales de fuego en tu pupila.

Tus dedos bailan descalzos
cuando te atas los cordones del zapato,
como si tiraras del lazo que envuelve un regalo
para abrir el baile con un nuevo paso.
Quise balancearme en el canturreo de tus labios,
pero nunca supe si me faltaba un pie o me sobraba un zapato
para no perder el pie de tu compás.

Qué difícil es la papiroflexia de los muslos
en la danza errante de los planetas,
el ligamen de las cinturas,
la frugalidad de los labios en la mejilla.

Duermes el sueño paralelo de la máscara
que se acicala en el espejo.
A través del tabique aún se puede oír el Eco de Narciso
en el platillo de mar.

La noche gira sin eje, encanecida,
como una cometa desparramada por el aire
o un grito sin úvula.
No hay espalda en la roca,
y la dama del lago se ahoga en la niebla de Avalon.

Este silencio pesa como plomo de alquimia.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

6 comentarios:

Isabel
6 de mayo de 2010, 17:36

Las luciérnagas en tu poesía brillan con una luz siempre especial...

Acuña un beso en mi boca
para que nunca olvide el molde de tus labios,
este verso me ha encantado,

me encanta cuando escribes poesía narrativa y descriptiva, se te da de maravilla, una se mete de lleno, porque ve las imágenes tal cual, eres increíble´
la última estrofa es cortante y fría como la misma niebla espesa, y vuelves con esos cierres rotundos, dolorosos a más no poder.

Un placer Óscar, mi abrazo.

Liz Flores
6 de mayo de 2010, 19:45

Qué manera tenés de enmarcar bellas imágenes en la poesía. La primer estrofa me hizo cerrar los ojos, qué hermosos son los campos de trigo y ese sonido del viento rozando el grano cautiva.

Estos versos son preciosos:

"Acuña un beso en mi boca
para que nunca olvide el molde de tus labios"

"Acrisolo una gavilla de luciérnagas en el candil de la esperanza
para acristalar la noche de estrellas"

"Mírame, soy un cielo estrellado
y fulguro espirales de fuego en tu pupila"

Impecable recital de letras y sentimiento.
Bello poema Óscar.
Un abrazo.

Clara Schoenborn
7 de mayo de 2010, 0:39

En tus poemas nuestro idioma se viste de gala y se pasea con todo su esplendor traspasando nuestras pupilas asombradas. Como ejemplo voy a destacar estas perlas negras de belleza inmaculada:
"Duermes el sueño paralelo de la máscara
que se acicala en el espejo".

"Este silencio pesa como plomo de alquimia".

Me encantaron estas dos expresiones por su originalidad y creatividad.
Un abrazo Óscar.

La chica de cristal
7 de mayo de 2010, 16:03

Esto es un impecable recital de letras y sentimientos capaces de llegarnos al corazón.

Muchos besitos y cuídate mucho.

Yoko-Tomoto
8 de mayo de 2010, 3:31

Este sin duda ha sido uno de los poemas que más labor me han causado para interpretarlo, en cada estrofa he querido detener con cuidado.
“La máscara y el espejo” en su conjunto me hace pensar en un deseo distante y a su vez latente, uno que existe del otro lado del espejo. Uno que vos observa y mantiene de manera metafísica comunicación con ello. Me asombra ya agrada vuestro grado de profundidad que demuestra en la elaboración de metáforas, vuestro pensamiento es complejo.

Todo vuestro poema me recuerda a Niklas Luhmann en su “Teoría de Sistemas”, cada estrofa parte de un eje principal que a su vez es un conector con el siguiente, enlazando una idea central que genera un sistema universal (del poema, claro)

Por ejemplo
En el primer estrofa en campo semántico me brincan; fuego, boca y viento, en el segundo retomamos boca, molde, sombra. Esa misma sombra se retoma en la esperanza como su contrario, porque el candil de la esperanza produce sombra, es así que se hilan los versos.

Amor, silencio, párpados, sueño. Compás, danza errante de los planetas, reflejo en el cielo, el eco de Narciso, la máscara, la niebla Avalon .. Vuestra dama en el lago, un sueño de todos los hombres. La magia que se vuelve máscara en un deseo u sueño que pareciera perfilarse como imposible.

Todo el poema está embargado de metáforas que me han gustado mucho, son profundas, tiernas, enamoradas, anhelantes. Siempre delineadas por vuestra pluma romántica.

Lamento mucho si mi comentario es algo metódico y largo.

Con mucho aprecio y admiración
Vuestra Alejandra

Marisol
11 de mayo de 2010, 8:21

Destacar los versos que me han gustado, es una tarea imposible, todo, todo es sin excepción una obra de arte, pero de aquellas...

Me transportaste a otro universo, quizás uno paralelo, donde la dimensión del tiempo no existe, es como un despertar a otro mundo, la eclosión de una vida abriéndose al amor.
'Acuña un beso en mi boca
para que nunca olvide el molde de tus labios'

Esos dos versos son insuperables, exquisitos.

No dejas de lado la retórica como en 'Acrisolo' y 'acristalar' o 'a-m-o-r' y 'aromatizar'

Las espirales son elementos importantes en tu poesía, encontraste el lugar preciso de cada sustantivo y adjetivo.

'Tus dedos bailan descalzos' Este es otro verso fantástico, que logra una composición realmente hermosa con el párrafo que lo contiente.

Seguro que puedes mantener el compás, y no te falta un pie, te sobra talento.

Finalmente el cierre es redondo, habla por sí solo.
'Este silencio pesa como plomo de alquimia.'

Definitivamente, éste es uno de los poemas que más me gustan de tu obra, sino el que más.

Toda mi admiración.

Publicar un comentario