Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

sábado, 29 de mayo de 2010

Los días olvidados


No hay fracaso para tu desnudez
.................ni flecha despuntada.

Dibujas corazones
.....................................con tizas de colores
..............en la pizarra de tu infancia.

El lápiz garabatea un nombre
..........................–tu nombre–
...................................................en el pupitre
..............y la goma no borra cicatrices.

Es mediodía,
..............................y el sol hilvana vocales
en el abecedario.

.........................–la sangre en la letra entra–

Es medianoche,
......................y hay una fuga de luz en tu ventana,
............una luna de papel entre mis manos,
...............................el murmullo de un secreto inconfesable
en nuestros labios.

Si buscas bien en mi gaveta,
hallarás
........................un beso descosido,
........................................unos labios desflorados,
..........unas cartas perfumadas,
..................el botón supletorio de mi ombligo.

Con la fatiga del crepúsculo
me dejo caer en la percha

..................donde se cuelgan los días olvidados.

Sólo queda tierra en la boca
y polvo en los bolsillos.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

9 comentarios:

Silencios de poesía (Mari)
29 de mayo de 2010, 17:46

Hola, Óscar.
Bello poema, con una composición muy original, tanto en su contexto, como en su contenido, con aires de tristeza y hasta de fatiga.
Hermosa composición, bellos y lánguidos versos, un poema hermoso, como lo son todos los tuyos.

Besos, buen fin de semana.

Liz Flores
29 de mayo de 2010, 20:55

Qué poema más triste, todo en conjunto: la ilustración, estructura, sentido y contenido. Qué arte el dibujar en versos la tristeza, como esa luna de papel entre las manos, la imagen es bella, pero si se estruja esa luna contra el pecho queda una desoladora figura arrugada. Los últimos cinco versos reflejan perfecto el vacío que dejan esos días olvidados.

Gran poema, Óscar.
Un abrazo.

Lisset Vázquez Meizoso
29 de mayo de 2010, 21:49

Hoy vengo, solamente para decirte, que tengo tu libro en mis manos, que acabo de sentarme a llorarlo, hay quien diría que a leerlo, pero yo no hago más que llorar... ay, el don que tienes de transmitir aquello que sientes llega a convertirse en algunos momentos, en tortura... pero sigo, porque en algunos momentos, deja de serlo para llevarme alto allí donde viven los sueños. Me encanta. Gracias por escribirlo y compartirlo con nosotros. Un abrazo.

su
29 de mayo de 2010, 21:53

Sí, gran poema Óscar, tristes versos que conmueven a cualquiera que tenga el gusto de leerte.
Un abrazo.

Patricia 333
31 de mayo de 2010, 21:47

Es medianoche,
......................y hay una fuga de luz en tu ventana,
............una luna de papel entre mis manos,
...............................el murmullo de un secreto inconfesable
en nuestros labios.

Desde que el destino me trajo a tu blogg , no dejo de pasar a leer tus Poemas

Un abrazo y volvere

Clara Schoenborn
1 de junio de 2010, 3:48

Los versos finales son impactantes. Tu poesía es como un ave hermosa que durante su vuelo deja un halo negro que cae sobre las almas.Un abrazo Óscar.

Marisol
1 de junio de 2010, 7:03

Hay muchas imágenes preciosas en tu poema, Óscar:
'El lápiz garabatea un nombre
..........................–tu nombre–
...en el pupitre
..............y la goma no borra cicatrices.'

'Es medianoche,
......................y hay una fuga de luz en tu ventana,
............una luna de papel entre mis manos,
...............................el murmullo de un secreto inconfesable
en nuestros labios.'

Y es que me dejas sin palabras.
También me gustaron estas expresiones, donde tu ingenio refulge:

'–la sangre en la letra entra–'
'labios desflorados'
'el botón supletorio de mi ombligo'

Y la última estrofa, me dejó perpleja:
'Sólo queda tierra en la boca
y polvo en los bolsillos.'

También es curiosa la disposición versal, que le da un ritmo particular al poema, muy ligado a su contenido.

Un gran abrazo.

Isabel
1 de junio de 2010, 12:42

Tu amor no se fuga, lo dejas claro en los primeros versos. Es un poema hermoso, innovando en la forma, resulta que así se fuerza a la pausa y lo hace más rotundo, si cabe.

Me costaría destacar algún , tal vez:
Con la fatiga del crepúsculo
me dejo caer en la percha
donde se cuelgan los días olvidados...

aunque ese beso descosido que guardas, esos labios desflorados, las cartas perfumadas, son de una tremenda carga nostálgica.

Mi abrazo Óscar.

Gloria Reyna
1 de agosto de 2011, 21:56

Hermoso y melancólico poema.
Me encanta que estés de vuelta, te echaba en falta.
Gracias por tus consejos, que intentaré seguir, el de los infinitivos fácil, ya están olvidados. El de mis "extraños quintetos" es más complicado, porque por lo menos deben ser extraterrestres.
Un abrazo

Publicar un comentario