Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 19 de julio de 2010

Pasos a medianoche


No quise moverme
por si este silencio destemplado
sulfuraba las aspas de mi tristeza.

Esta quietud patibularia asusta.
Asusta la lasitud del sueño,
la molicie de las estrellas,
los pasos a medianoche,
la acedía de las horas sustraídas al reloj.

Me voy con el oráculo de la flecha en la diana.
Me fui con el estruendo de la lágrima que se partió en dos ríos.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

7 comentarios:

Respirando entre palabras.
19 de julio de 2010, 18:36

Tiempo detenido en el silencio.Imágenes de tristeza en tiempo real...
Que lugar mas interesante descubro aquí.
Mis felicitaciones para ti!
Saludos

Isabel
19 de julio de 2010, 18:57

la felicidad siempre es tan efímera en el tiempo, sin embargo siempre somos más conscientes cuando en el tiempo es la tristeza la que perdura. Los tres primeros versos son los que más me han gustado, son inquietantes.

Un abrazo Óscar



Un abrazo, Óscar

Ío
19 de julio de 2010, 23:33

"Me fui con el estruendo de la lágrima que se partió en dos ríos."
Algún día los ríos juntaran sus cauces; algún día tu lágrima dejará de serlo.
Los primeros versos ..... oh¡¡¡ querido Óscar, destilan una tristeza infinita, bella, subliminal.
Un abrazo, un beso

Ío

NV BALLESTEROS
20 de julio de 2010, 3:58

Te quedaste en silencio para ver si huia de ti la tristeza, ¿Dondé esconderse de ella cuando nos abraza sin piedad?

Besos

Marisol
20 de julio de 2010, 5:30

El tiempo y la tristeza son muy buenos amigos. Crecen el uno con el otro. Asusta que los días se parezcan tanto, saber que el dolor de hoy, mañana duele tanto o más.
Las imágenes siempre tan tuyas, y ricas, expuestas con gran sensibilidad poética, son de una belleza que seduce. Sí, seduce, porque basta leerte una vez y luego ya se hace imposible no acudir a tus poemas.
El cierre es inmejorable:
'Me fui con el estruendo de la lágrima que se partió en dos ríos.'
Un gran abrazo.

Blue
21 de julio de 2010, 1:04

SIN PALABRAS!
abrazos
Blue

Patricia 333
21 de julio de 2010, 3:54

Asusta la lasitud del sueño,
la molicie de las estrellas,
los pasos a medianoche,
la acedía de las horas sustraídas al reloj.

Esto que has escrito me recuerdan cosas que he vivido

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Publicar un comentario