Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

viernes, 23 de julio de 2010

Piel mojada


el sigilo que acurruca mi piel para hacerla tálamo
'Te llamaré Desnudez', Sara Álvarez


Cuando leo tus cartas
me abrazo como si fueras tú quien me abrazara
aunque no pueda abarcar los contornos ausentes de tu espalda.
Quiero acariciarte, pero, como Lavinia,
siento que tengo las manos cortadas.

Mi beso se posó en tu hombro como una mariposa monarca
desnudando la primavera de tus alas con una albricia de pudor.
¿Ves aquel eclipse que escribe epigramas en el nimbo del sol?
Es mi lengua que arrulla tu piel como un relámpago ciego y obediente.

Aprenderé a circunnavegar tus pupilas en el solsticio de verano
como un velero de arena y sol. Te amaneceré en cada latido del viento.
Con el pulso del agua cimbrearé el aro de tu cintura
y emergerás con el porte mayestático de los barcos sacrificados a la mar.
Beberé del rocío salino de tus ojos en el dédalo del sueño
y rodearé la flor de tu nuca con mis húmidos cabellos.

Incluso cuando callo, te hablo,
y cuando duermo te escucho con los ojos cerrados.
Tu voz es la nana que acuna mi piel para hacerla tálamo.
Eres susurro de lluvia en piel mojada.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

11 comentarios:

Respirando entre palabras.
23 de julio de 2010, 17:23

Que maravillosa forma de expresar lo que se siente.
Es increible, pero lllegar hasta aquí y perderme entre tantas letras me da paz.
Este post está cargado de palabras que acarician el alma.
Precioso!
Un abrazo.

Ío
23 de julio de 2010, 18:56

La primera estrofa es dolorosa, muy dolorosa; el quinto verso me ha llevado a pensar en la casi eterna migración de la mariposa monarca, y así te he visto viajar a través del tiempo para depositar tu beso en su hombro; precioso¡¡¡
Me es muy bella la imagen del octavo verso, imaginar .....
Las dos últimas estrofas vuelven a llorar.
"Incluso cuando callo, te hablo" ..... no puedo decir nada, sé lo que es.
Todo esto me lleva a escribir que me ha gustado mucho, que me dejo llevar por tus palabras y amanezco no sé dónde, acaso en una lluvia, en una piel mojada.
Gracias, Óscar
Besos

Ío

Ío
23 de julio de 2010, 18:59

Se me olvida...
las palabras de Sara son preciosas, eternas, mágicas
Un abrazo, Óscar

Ío

Clara Schoenborn
24 de julio de 2010, 12:09

Un bello clamor de ausencia, con ese dejo de pasión y melancolía que es tan constante en tus versos. Me encantaron estos:
"Es mi lengua que arrulla tu piel como un relámpago ciego y obediente."
"Aprenderé a circunnavegar tus pupilas en el solsticio de verano"
"...y emergerás con el porte mayestático de los barcos sacrificados a la mar".
Un abrazo Óscar.

Patricia 333
24 de julio de 2010, 20:29

Incluso cuando callo, te hablo,
y cuando duermo te escucho con los ojos cerrados.
Tu voz es la nana que acuna mi piel para hacerla tálamo.

Eres susurro de lluvia en piel mojada.

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ HERMOSO Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Mayte_DALIANEGRA
24 de julio de 2010, 20:37

Bellísimo, Óscar, un poema trufado de exquisita sensibilidad y con un lenguaje muy culto y escogido, incluso haces referencia a la mítica Lavinia. He leído también las notas de tu columna lateral y sé que estos poemas están dedicados a Sara Álvarez, poetisa que fue y es el amor de tu vida y que, por lo que entiendo, ya no se encuentra entre nosotros. Siento mucho su pérdida, pero me llena el corazón de esperanza saber que el amor eterno no es un mito, sino que existe realmente y que tú eres uno de sus adalides. Hermosa forma de honrar la memoria de tu amada, con tan bellos y sentidos poemas. Me despido con un beso, emocionada.

NV BALLESTEROS
24 de julio de 2010, 22:28

Me mueves tantos sentimientos, lloro sobre cada letra, me abraza el ayer siento su aliento con aroma ha dolor...

Besos

Marisol
25 de julio de 2010, 4:01

Incluso cuando hablas de la ausencia, y la nostalgia se apodera de tus primeros versos, en el desarrollo del poema, es la presencia del amor, la que llena todos los posibles vacíos que deja la privación de tu objeto de amor.
Me parece además que es un poema que trabaja mucho la imaginación, con fotografías fantásticas:
'¿Ves aquel eclipse que escribe epigramas en el nimbo del sol?
Es mi lengua que arrulla tu piel como un relámpago ciego y obediente.'

'Aprenderé a circunnavegar tus pupilas en el solsticio de verano'

'Eres susurro de lluvia en piel mojada.'

Luego de ese verso final, el despertar a la realidad es muy doloroso.
Un gran abrazo.

Darilea
25 de julio de 2010, 10:45

Contundentes versos, la ausencia clama desde la profundidad del alma, sin contener palabras
Bellísimo Oscar.

isia
26 de julio de 2010, 12:53

"Y cuando duermo te escucho con los ojos cerrados"

Cuandos e cierra los ojos, nuestros miedos y nuestros más fuertes deseos aparecen en nuestra mente, como un reflejo que creemos que es cierto. Muy bello que sea su voz lo que aparece en tu sueño.

un saludo.

Isabel
26 de julio de 2010, 14:35

Hermosa la cita de Sara, y el poema Te llamaré desnudez, me encanta, y tú vuelves a engarzar tu poesía en la suya, y te desnudas, perdona que así lo diga, en hermosas metáforas, llenas de tristeza, sí, pero tan rebosantes de amor y también destacaría en este poema la ternura, no sabría qué verso destacar pues todos son elogiables, eres grande, sí, enormemente grande en la poesía.

Un abrazo estimado amigo Óscar

Publicar un comentario