Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

En el conticinio


A esa hora en que los muertos pueden bailar
un rondón patibulario
tu nombre incendia mi boca
con la espoleta del beso
que atrona mis oídos
en una lengua alófona.

Cuando los cuervos desatan el corpiño de la luna,
su negro pecho se desparrama por todo mi cuarto
llenándolo de sombras.

Los relojes laten sin pulso, quedamente, sincopados,
en la silente trápala del conticinio,
y las horas enferman de espanto,
expoliadas de su monótono tictac,
preñadas de lúgubres tañidos.

¿Te robó la palabra el soplo tahúr de la muerte?
¿Recortaste mis ojos en la cartulina del sueño?
¿Leíste naufragios en los afluentes de mis manos?

Tanit se pinta los labios con una bala más roja que mi sangre.
Por eso sus besos estallan con el sabor acre de la pólvora.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

10 comentarios:

Ío
15 de diciembre de 2010, 16:57

Creo que este es uno de los poemas más oscuros que te he leído; da incluso un poco de miedo.
He tenido que buscar el significado de alguna palabra para comprenderlo del todo (está muy bien ampliar el vocabulario)
Destaco la primera estrofa, y de ella "tu nombre incendia mi boca"
Muy bello y lúgubre, Óscar
Un abrazo

Ío

Maik Pimienta
15 de diciembre de 2010, 18:12

Sabor Acre, y dulce, ¿No es así? Interesante poema. Saludos.

Taty Cascada
15 de diciembre de 2010, 18:59

Contigo se requiere diccionario, indudable; pero nos enriquece el vocabulario...Tu escrito me ha dejado amargura en la garganta, pero aún así es bello.
Un abrazo Óscar.

Isabel Moncayo Moreno
15 de diciembre de 2010, 21:06

Pocas veces he visto en un poema la palabra alófana, recuerdo mi poema, desnuda como un silencio de lago, y la referencia que hiciste al respecto. La noche y la muerte vuelven tus poemas en oscuros, no sé si con Tanit te refieres al sacrificio de la sangre, supongo que sí, es que me ha dado un escalofrío, ya sabes que me gustan más tus poemas de amor, no lo puedo evitar.

Un abrazo Óscar.

Etarinyeth
16 de diciembre de 2010, 4:47

Oscar:

Hola! Sinceramente para terminar de entender este poema no sólo necesité diccionario sino además leerlo 3 veces...
Muy fuerte y con innegable matiz gótico, manejas admirablente la oscuridad en las letras, a tal grado que logras que se sienta escalofrío.
Admirable tu versatilidad...!

Un abrazo creador de arte!

Esencia
16 de diciembre de 2010, 15:14

A quema alma...lealtad y honra al sentimiento... toda mi admiración.

Saludos desde mi esencia.

Marisol
18 de diciembre de 2010, 5:19

Me es difícil señalar algún verso, todos están en perfecta armonía y bien cuidados, como ya nos has acostumbrado.
Yo, como Isabel, sentí un escalofrío recorriendo mi cuerpo, tal vez por la pasión que imprimes, mezclada a la oscuridad del poema.
Las imágenes son muy vívidas, pude sentir la sangre brotando de cada verso.
El final no pudo quedarte mejor.
Mi admiración.

Patricia 333
19 de diciembre de 2010, 1:30

Querido Oscar , por ser asi como eres un ser lleno de tanta sensibilidad te admiro , vengo a pedirte que me acompañes un rato en mi blogg el Lunes habra una cena de Navidad , hay un pequeño regalito blanco para ti de mi parte con mucho cariño

Que pases un Navidad llena de Paz ,eso deseo para tu corazon ....Gracias por tu amistad , la valoro mucho

Patricia 333
19 de diciembre de 2010, 1:34

Disculpa algo pasa con el blogg que no me deja dejarte comentarios .......

Al igual que Marisol, te admiro por la forma de escribir tus Poemas

Verónica
19 de diciembre de 2010, 17:50

Diria que es uno de los poemas mas sombrios que has dejado,esta vez tu verso sangra.

Te dejo mi mejor abrazo

Veronica

Publicar un comentario