Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

La rosa del vino




Amanece la rivera de tus muslos investida de violetas,
perfumada de rosas, corolario de zarcillos y azucenas,
y al albur de mi saeta
cimbreas tu cintura de mariposas como un hula hoop,
con la a-levosa levedad de la libélula.

¿Cómo podría rielar versos en la pálida mejilla de la luna
sin sublevar su trémula anatomía de luciérnaga?

No aprendí a desnudar los aspavientos de tu sol-edad
con labios ciegos, pero puedo hacer un bestiario de unicornios
de una lágrima cristalina y refulgente.

No preciso de campanillas para tintinear requiebros en tu oído
con la apostura del ciervo
si el amor ausculta nidos en el horizonte
y los pájaros sobrevuelan por tu océano de musgo
sin faro ni baliza.

Somos la esencia insondable del bucle,
el anillo del mar, la estrella binaria,
la tautología del cero y el uno,
el infinito en un verso,
la rosa espumosa del vino.

Somos agua y tenemos sed.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

10 comentarios:

lauviah
29 de diciembre de 2010, 15:38

revoleteas ,, revoletea,,, entre la rosa y el infinito de tu verso.

un saludo , me voy con un hondo suspiro
.
No la ves , sientes a cada momento su sonido

Ío
29 de diciembre de 2010, 17:54

Me ha encantado la cuarta estrofa; quizás sea el musgo, quizás los nidos, los pájaros, el horizonte...el faro
El último verso es necesidad.
Muy muy hermoso, Óscar, y la música también
Un beso

Ío

Cita
30 de diciembre de 2010, 1:37

En ese caso sólo hay una opción, beberse. Saludos nocturnos, Óscar.

Taty Cascada
30 de diciembre de 2010, 13:45

Si la música me elevo, me mantuve en las nubes, bebiendo del vino de tus versos.
Saludos poeta.

Nancy Roxana Ancayay Leal
30 de diciembre de 2010, 16:48

"Muslos de violetas"...
"Cintura de mariposas"...
Estas imágenes son preciosas... bueno, preciosas es poco para definir su belleza.
Tu creatividad es infinita, mágica y linda.

No sabes cómo me dejas suspirando con tus poemas.

Besitos, Oscar.

Verónica
31 de diciembre de 2010, 3:08

Hermosas metaforas que ensalsan tu bello poema.

Felicidades amigo en este nuevo año, que todo se conjugue de hermosa manera y la sonrisa se renueve, que broten versos generosos y cantes desde tu alma hermosa.
un abrazo

Veronica

Marisol
31 de diciembre de 2010, 7:43

Ya sabes lo que me gusta tu retórica, la tuya porque es delicada y cuidadosa, nunca forzada.
Me gusta porque la haces melodiosa:
'cimbreas tu cintura de mariposas como un hula hoop,
con la a-levosa levedad de la libélula.'
'Rielar' es un verbo que te gusta mucho, y a mí me ha empezado a gustar desde que te lo leo.
Hay mucha poesía aquí, estoy segura de que es porque también hay mucho amor.
El verso final es rotundo.
Un gran abrazo, Óscar.

Clara Schoenborn
31 de diciembre de 2010, 12:18

Gracias Óscar por el comentario que me dejaste. Bueno, al final de cuentas los afectos llaman y volví a mi rincón de poesía donde encuentro a mis buenos amigos, entre ellos a ti,señorial poeta, que tejes esos versos con el delicado y fino entramado de un encaje. Abrazos y deseo para el próximo año entre la luna creciente en tu vida.

Etarinyeth...
4 de enero de 2011, 23:23

"No aprendí a desnudar los aspavientos de tu sol-edad"

Magistral en su ternura y sugerencia.
Cuando la inspiración parece abandonarme tus versos restauran mi fe en que la imaginación y la poesia es tan infinita como el amor.

Un beso.

Isabel Moncayo Moreno
7 de enero de 2011, 16:48

En este poema dejas ver como juegas con las figuras retóricas, a mí me encantan, así como me parece hermosa la primera estrofa y la cuarta, sobre todo ese océano de musgo que me sugiere diversas lecturas.

Como siempre es un placer leerte, Óscar

Publicar un comentario