Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Luz afónica














Que no puedas perder lo que perdiste
no da tranquilidad, sino vacío.
Noche de nieve, Luis García Montero

Tu Faro se alza sobre un islote
tragado por la inmensa boca del océano
como una lágrima del mar,
como un dedo en la roca que señala al cielo índigo,
ribeteado de franjas púrpuras y malvas,
o una perla berberisca.

Tu silencio es el blando sostén de mis sueños,
la piel del cazador, el dado del tahúr,
la lluvia en el zaguán, el charco que salpica,
la máscara de dos caras.

Lo único que me queda de tu alma
es esta luz afónica
y una esquirla de voz
que roe mi lengua
ávida de sangre;
y en el vórtice del silencio,
un ojo despeinado de lágrimas.


© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Taty Cascada
12 de septiembre de 2011, 2:39

Óscar, ¡eres maravilloso poeta!...Me he quedado absorta leyéndote, y es que he tenido que leerlo varias veces, porque es demasiado bello...Maestro, se agradece tu arribo en la bloggósfera. Los aprendices tenemos tanto que aprender, tanto.
Un abrazo.

Liz Flores
12 de septiembre de 2011, 7:32

Tristeza, ternura y belleza es la eterna alianza que se forja en tu poesía, misma que logra conmover al sentimiento y otorgarle al paladar de los sentidos un especial deleite con tus dulces metáforas. Me encantó:

la "lágrima del mar"
la "luz afónica"
la "esquirla de voz"
y el "ojo despeinado de lágrimas"
¡Ah! y sobre todo esa "luz afónica"

Un fuerte abrazo, Óscar.

Isabel Moncayo Moreno
12 de septiembre de 2011, 16:12

Sigues pletórico de poesía,Óscar, me gustó mucho el oxímoron que da título al poema, y como dice Liz, esa eterna tristeza, esa eterna ternura y esa eterna belleza que tanto te caracterizan

Un abrazo.

Marisol
24 de septiembre de 2011, 6:28

Se me ha hecho corto el poema, Óscar, tu poesía es como un clásico en cuya cada relectura se descubre un universo cual si fuera la primera.
Hay muchas imágenes que me transportan a otras dimensiones como :
"tragado por la inmensa boca del océano
como una lágrima del mar"
O hacia el final:
"y en el vórtice del silencio,
un ojo despeinado de lágrimas"

Dulce, triste, enamorado, transmites mucho.
Un abrazo.

Publicar un comentario