Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Rosas falsas













…y me decías que las mariposas
eran flores de colores
que el viento anima a volar;
pero las mariposas son efímeras;
los colores, eternos;
y las rosas falsas duran para siempre.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

7 comentarios:

Isabel Moncayo Moreno
1 de septiembre de 2011, 15:35

Versos que condensan el dolor y la verdad de lo efímero.

Hacía tiempo que no escribías un poema tan corto.

Un abrazo, Óscar.

Sara Lew
1 de septiembre de 2011, 16:38

Las rosas falsas duran para siempre, sí; pero no están vivas. Prefiero ese vuelo de la mariposa disfrutando plenamente de su fugaz paso por la naturaleza.

Un abrazo.

Taty Cascada
1 de septiembre de 2011, 21:16

Me quedo con la intensidad de la carne, prima sobre el hielo y el vacío. Hoy nos das cátedra de brevedad, la idea condensada en seis versos.
Maestro, admiro tu creatividad.

Gloria Reyna
1 de septiembre de 2011, 23:09

Cuarto intento de dejar un comentario en tu muro, espero tener suerte...

Una rosa (un amor) falsa (no es una rosa, no es un amor) ¿para qué la queremos?.
Un amor verdadero, cómo duele, cómo se extraña, cuánto se ama.
Un abrazo y creo que no hace falta que he vuelto un tanto "espesa".

Liz Flores
2 de septiembre de 2011, 9:25

Opino igual que tu amiga Gloria. Las rosas por su belleza y pureza simbolizan un amor, mas si es falsa la rosa no vale la pena inmortalizarla. Tu genio no tiene límites, igual de magno escribes un texto largo o un poema corto.

Un gusto leerte.
Abrazos, Óscar.

Ío
3 de septiembre de 2011, 21:55

Prefiero una mariposa, una flor de verdad, a mirar y ver colores que nada me dicen.
Las rosas falsas no pueden volar
Es precioso, me encantó¡
Gracias, Óscar,
Saludos

Ío

Marisol
10 de septiembre de 2011, 5:02

Las mariposas tienen la vida tan corta, quizás porque es la naturaleza de lo bello, efímero.
Y a veces el recuerdo de lo efímero dura para siempre, sí, y le damos más valor por lo poco que dura su realidad.
Preciosa la foto.
Un gran abrazo.

Publicar un comentario