Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Cielo abierto


Él la pintó en un cuadro,
la hizo pájaro y perfume;
cuando abrió la ventana,
ella, salió volando.
Vuelos’, Sara Álvarez


Él extendió los brazos cuan largos eran,
tocando la pared con la punta de los dedos.
Luego flexionó repetidas veces las manos en el aire,
con los dedos apretados y un giro de muñecas,
y, a imitación de un pájaro que sale de su letargo y estira las alas
desentumeciéndolas,
atravesó los barrotes de su estrecha celda
y salió volando hacia el cielo abierto
en pos de ella,
su libertad.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

3 comentarios:

Isabel
9 de septiembre de 2009, 20:43

Tu poema es casi una súplica mi estimado Óscar, una súplica de alcanzar lo ya inalcanzable, logras una imagen muy dolorosa con ese pájaro que sale de su letargo y desea desentumecerse, como siempre en tu tristeza o desde tu tristeza te nacen dolorosos versos.

De los versos de Sara, qué decirte, brillante la captura de libertad en tan breves líneas.

Un abrazo, querido amigo.

@ngelluz
9 de septiembre de 2009, 22:10

Y salió volando y la encontró junto a él compartiendo el mismo cielo...

Te leo se me hace un remolino en mi corazón.

Besitos dulces si?

Marisol
21 de septiembre de 2009, 5:45

Muchas de nuestros sueños, no se hacen realidad, pero es importante no dejar de soñar. Deseo que un día dejes de ver barrotes, y encuentres sólo el cielo, sin tanto dolor.
Ya sabes, me encanta la delicadeza de tus versos, el final estremece.
Un gran abrazo.

Publicar un comentario