Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

martes, 29 de septiembre de 2009

Tu manantial de pétalos


Puedo morir por tus ojos llenos de vida
o en el presagio que surge de tu manantial de pétalos.
'Insisto en morir en tus labios', Sara Álvarez


En el aljibe de tu boca
fui una vez zahorí,
y de tu manantial de pétalos
a sorbos lentos bebí.

En el estanque de tus labios
cual nenúfar florecí,
y tus senos, lirios blancos,
fueron en mi boca carmesí.

Con esta corola de besos
yo te corono, mi hurí,
una guirnalda para tus sienes
y un vestido de organdí.

Son tus cabellos amapolas
bajo un aguacero de abril.
¡Ven a mí, linda canéfora,
ven a mi Arcadia feliz!

Que traigo juegos florales,
zarcillos y festones del maní,
canastos con arándanos,
grosellas y ajonjolí.

¡Ven, Sara querida,
que sin ti es baladí!

---

Hoy que ya no estás
tus aguas mansas aún manan en mí,
y mi gaznate no sabe de la sed del desierto
desde el momento en que te conocí.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Isabel
30 de septiembre de 2009, 12:08

Siempre me atrapa la delicadeza de tus composciones poéticas, Óscar, en esta ocasión has usado la rima en unos versos llenos de gran ternura,casi todas las estrofas tienen referencia al agua,el alma y el cuerpo tienen sed de Sara, sigo destacando tu riqueza en el vocabulario y la capacidad de transmitir a quien te lee,que, como yo, ya no puede dejar de hacerlo,

Hoy me apetece dejarte un beso enorme y con tu permiso otro para Sara más grande, sé que allá donde esté le llegará.

Mis mejores deseos, querido amigo.

Adela Mizrahi
1 de octubre de 2009, 6:00

Lindo. fluye.
Besos
Adela
Leeme

María
1 de octubre de 2009, 13:14

Delicados versos, llenos de dulzura, de luz, de manantial... mágicos.

Saludos.

Nancy Roxana Ancayay Leal
30 de diciembre de 2010, 16:49

A veces me quedo sin palabras para elogiar tu poesía... simplemente te aplaudo.

Besos.

Publicar un comentario