Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Tu rostro



Enigmática imagen, marchaba majestuosa y arrogante entre los árboles callados, y sobre su cabeza ardían, pequeñas y delicadas, las muchas estrellas.
'Demian', Hermann Hesse


Tu rostro es de luz,
y las celestes esferas danzan en la órbita de tus pupilas como cabos de vela.

Tu rostro no tiene edad ni tiempo,
y aunque me he acostumbrado a llamarte Sara,
siempre he sabido que tienes otros nombres;
porque eres todos los nombres y todas las edades
de todas las mujeres de todos los tiempos.

Eres la mujer y la madre,
la esposa y la amante,
el vientre fértil donde todo empieza,
donde todo nace,
donde palpita la vida y grita la sangre.

Eres Amor, dolor, muerte y Belleza,
y en tus ojos se revelan todos los misterios del universo.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

6 comentarios:

María
23 de septiembre de 2009, 17:59

Su rostro es poesía
es verso cálido
rosa llena de vida
amapolas de colores
luz de amaneceres
vida entre la vida
amor desde el amor.

Un beso.

Alexia
23 de septiembre de 2009, 19:52

Que hermosa es la luz de tu faro, se nota un halo de nostalgia, de amor del bueno de ese que sabe ver lo divino y lo etéreo, sublimes poesías, besos...

Isabel
24 de septiembre de 2009, 12:02

Estos poemas de amor, son los que más me gustan, Óscar, soy una romántica empedernida, es hermosa la imagen que se visualiza en la primer estrofa, que, aunque te lleva a la belleza de Rachel Weisz, hermosa a rabiar, refleja la luz de Sara, que sin verla, la sé bella, porque tú te encargas de hacerla majestuosa, nuevamente un poema conmovedor.
Ayer volví a leer tus libros, tengo problemas con la conexión a internet, y me dediqué a leer, esa luz de la que hablas, de la que habla también Sara os une desde el amor,el dolor, la muerte y la belleza, como bien dices.

Perdona el discurso siempre me alargo, un placer de nuevo venir a la luz de tu faro, un abrazo Óscar.

María
26 de septiembre de 2009, 17:46

No tienes nada nuevo, pero te dejo mis saludos.

Marisol
26 de septiembre de 2009, 17:59

"Tu rostro no tiene edad ni tiempo,
y aunque me he acostumbrado a llamarte Sara,
siempre he sabido que tienes más de un nombre;
porque eres todos los nombres y todas las edades
de todas las mujeres de todos los tiempos."

Sara lo es todo, porque es el amor. Creo que esa estrofa la define bien. Muchas veces, cuando te leo, me da la tentación de dibujarle un rostro a Sara, y siempre está lleno de luz, así de iluminado como el de Rachel Weisz aquí.

Un gran abrazo.

Roxy Ancayay
13 de octubre de 2009, 4:17

Hola soy Roxy Ancayay (Violeta), si bien no recuerdo tu pseudónimo en MundoPoesía, sé que algunos días charlé contigo y ahora leyendo más detenidamente sobre este blog, me he dado cuenta que has estado y sigues ligado con la querida y estimada SaraInés, la verdad lo desconocía y quiero decirte que siento mucho su partida; y que esto que tú has hecho, seguir pronunciando su huella poética y su nombre aunque ya no esté, es algo excepcional, sublime y hermoso, que ella de seguro desde el cielo lo ama y valora y sobretodo debe tener una sonrisa hermosísima por tremenda demostración de amor.

Te admiro y te respeto.

Eres un gran hombre, lo sé, aunque no te conozca lo suficiente.

Publicar un comentario