Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

domingo, 27 de septiembre de 2009

La espalda de la noche


No sé cómo silabear Amor sin que se me salten los puntos de tu nombre.

Sentado en esta roca solitaria,
en la playa que aún conserva la grafía de tu pies,
oteo el naufragio de cada amanecer
con ojos donde no se pone el sol
ni dora la escarapela el horizonte.

El mar es una oscura silueta
con estrellas volatineras que se columpian entre las olas
y peces voladores que sueñan con besar el cielo.

Abrazado a la espalda de la noche,
reclino mi cabeza en la nuca de la luna
y le confieso cuánto te echo de menos.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

5 comentarios:

Isabel
28 de septiembre de 2009, 11:09

La melancolía rezuma por todo el poema, es hermoso todo el poema, en su tristeza, me ha gustado especialmente la segunda estrofa, que también y tan bien refleja la imagen del cuadro de Munch, el cierre tampoco deja imapasible al sentimiento doloroso de la ausencia, " reclino mi cabeza en la nuca de la luna" muy bello y original.

Un abrazo, estimado amigo Óscar

Duna
28 de septiembre de 2009, 12:34

Crespúsculo engañoso,
donde confluyen peces y nubes
pariendo versos dolorosos.

Felicidades. Un placer encontrarte amigo.
Esa melancolía te he inspirado muy bien.

Duna
28 de septiembre de 2009, 16:45

Amigo, perdí tu comentario en mi poema,por un error mío, cosa que me ha dolido.
Es un honor verte en mi blog.
Muchas gracias, y muchos besos

Marisol
6 de octubre de 2009, 4:31

Me impactó como abriste el poema: 'No sé cómo silabear Amor sin que se me salten los puntos de tu nombre.'
Las estrofas que le siguen, están copadas de imágenes preciosas entre las que destaco el naufragio del amanecer
La dulce melancolía y la acendrada tristeza, el amor y el dolor.
Un abrazo infinito.

Patricia 333
5 de septiembre de 2010, 18:22

Abrazado a la espalda de la noche,
reclino mi cabeza en la nuca de la luna
y le confieso cuánto te echo de menos.

Te he dicho que cuando tengo un poquito de tiempo me paseo por tu Blogg .... Hoy es uno de eos dias que puedo venir a recorerlo ...

Querido Oscar el abatimiento estuvo conmigo 4 años ... Hoy en mi vida ya no tiene cabida ... Es tan corta la VIDA para abatirnos ...

Tomando mi café este lindo Domingo me quedo contigo contemplando la Luna , muchas veces reclino mi cabeza en ella al igual que tu ....

Un fuerte abrazo

Publicar un comentario