Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Feliz cumpleaños, Sara


Hoy, 26 de noviembre, es tu cumpleaños.

Hoy cumplirías 28 años,
y aunque no estés aquí para celebrarlo,
yo celebro cada día tu nacimiento como el mayor de los milagros,
como el nacimiento de Venus o la Creación del universo,
y no me olvido de que hoy es una fecha señalada en el calendario,
porque tal día como hoy viniste al mundo,
entre acantilados y musgo,
un mundo del que aún no te has ido,
pues vives en mí,
habitas mis células y mis hematíes,
y me miras desde el Faro,
con los codos apoyados en el balaústre
y el foulard ondeando al viento.

Vamos a contar hasta 28,
y cada segundo que pase será como un beso en flor,
y cuando llegue al final,
cerrarás los ojos y soplarás los 28 pétalos
que he depositado en tus manos,
con amor,
uno por cada año que viviste para hacerme feliz,
uno por cada sueño que acunaste en mí,
y así, al volar como cometas en el aire,
se cumplirán todos tus deseos,
que también son los míos.

No te olvido, Sara.
Eres mi Amor, mi Paraíso Perdido.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Isabel
26 de noviembre de 2009, 15:40

Óscar, has hecho que se me ponga el corazón en la garganta, si me permites, os mando a los dos 28 besos llenos de cariño, no sé por qué has hecho con tu poesía que quiera tanto a esta niña y sienta tanto su pérdida, tu pérdida, pero lo que sí sé es que el amor verdadero existe y vosotros lo vivisteis libres como esas cometas que mencionas.

Mi abrazo Óscar, más fuerte que nunca.

Sara, sé que estás por ahí en algún lugar del universo, te mando un beso y mi cariño, sé que te llegará.

Marisol
28 de noviembre de 2009, 3:32

Cuando te leí, se me oprimió el corazón, y se hizo chiquito, chiquito. Celebrar la vida duele tanto en estos momentos.

Sara, en donde esté, será feliz de inspirar tanto amor.

Un abrazo infinito para ti y otro para ella.

Yoko-Tomoto
28 de noviembre de 2009, 18:23

Yo me añado a vuestra celebración, porque en un 26 de noviembre este mundo recibió un alma buena que cautivó el corazón de un hombre poeta. Celebro con vos, que por estos vientos haya respirado ella, que haya mojado con estas aguas y caminado bajo el mismo sol.

Los presentes que festejamos este día somos afortunados por haberla conocido por medio de su poesía, de sabernos un día identificados con ella y apreciarla por ello.
Sos dichoso de haber sido amado por ella, y de ella esperar la eternidad en ese árbol de la vida que tanto os identifica.

Deseo citar a la Dama Marisol; "Celebrar la vida duele tanto en estos momentos" Más allá del dolor, debemos agradecer por llevarla en pensamiento, inmortalizada en lírica que perdurará más allá de todos.

Sonrío, es mi melodía que dedico a Sara en vuestro día, con la esperanza de ser por ella escuchada.

Con aprecio
Alejandra

Clara Schoenborn
30 de noviembre de 2009, 1:43

"Mi Paraíso Perdido"..Leer esta frase es como clavarse un puñal en el corazón. Te acompaño Óscar en esta celebración que al mismo tiempo es un lamento, desde los recuerdos y pesares que guardo de aquellos seres a quienes yo también amé y ya no están, sea porque la vida o la muerte se los llevaron. Un abrazo fraterno.

Publicar un comentario