Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Y si me amas


Si me besas, seré rocío para tu hierba;
y para tus ojos soñadores, fúlgido columpio de estrellas.
Si me abrazas, seré tu Acantilado de musgo y tu Faro en la niebla.
Si me enamoras, seré alfaguara de versos y surtidor de poemas.
Y si me amas…

Si me amas seré lo que tú quieras que sea –hiedra, liquen, falena–,
y lo seré hasta que muera.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

María
9 de noviembre de 2009, 0:19

Cuánto amor respiran tus versos, cuántos abrazos envueltos en ternura, me parecen muy dulces y profundos.

Saludos.

Isabel
9 de noviembre de 2009, 17:03

Rocío para tu hierba/ fúlgido columpio de estrellas/ tu Faro en la niebla/ / alfaguara de versos....

Tu corazón sí es un surtidor de poemas, que desde el amor y para el amor se entrega a una dulce "condena" a amar hasta la muerte.

Un abrazo, mi querido amigo.

Marisol
9 de noviembre de 2009, 18:44

Me encantó el inicio: 'rocío para tu hierba'; también el 'fúlgido columpio de estrellas' Es un poema muy tierno.
El amor que describes es puro, te felicito por ello. Que Sara sea siempre tu alfaguara de versos, y tú, su surtidor de poemas.
Un gran abrazo.

Clara Schoenborn
11 de noviembre de 2009, 8:56

Óscar: qué belleza de declaración de amor. Seguramente la destinataria te habrá contestado: ¡Que sí! ¡Qué si!

Publicar un comentario