Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

viernes, 9 de abril de 2010

Nunca sale el sol en tu ventana


Hoy el día ha amanecido ebrio, resacoso,
como si el sol se hubiera bebido la noche de un trago
y vomitara un enjambre de murciélagos.

Nunca sale el sol en tu ventana.
La tristeza es el vaho que empaña el canto del alba.

En mi piélago de ausencias
no hay más mar que tu ensenada,
y cuando por ti lloro los ojos me estallan
en la perfecta ecuación de una lágrima.

Esta noche no descorcharé estrellas en la vaguada de la luna,
ni bautizaré con champaña el mascarón de tu barco de papel.
Los vientres hinchados de los muertos flotan en el agua
como corchos sin botella
y Caronte surca la Estigia en balsa amada
sin óbolo ni dracma.

Al mudar de piel las serpientes se embozan con la casulla del pecado
e inficionan el río de ratas.

Tienes la boca amurallada de gritos
y esa mirada de nostalgia que madura temprano
en los corazones desgajados de realidad.

Las columnas de tu dolor forman un arco más grande que las vértebras de la jirafa.

Tu sombra camina conmigo por el pantalán del olvido
hacia un océano sin estrellas ni estribos.

Las tijeras de la noche recortan en el cielo los retales de mis sueños,
y las nubes suben por la cañada como ovejas trasquiladas
que se deshilachan en jirones de lágrimas,
abrigándome con el vellocino de su tristeza secular.

A la llamada de tu nombre, mi mano tiembla
en la empuñadura celeste del verso que desenvaina recuerdos,
como los espasmos de la mosca en el telar de la memoria.

La soledad no tiene ojos, pero llora.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

9 comentarios:

Isabel
9 de abril de 2010, 17:52

Un poema muy oscuro, estimado amigo, la primera estrofa ya eriza los vellos y hasta el alma, así y todo hay versos que me gustan enormemente por su profundo lirismo, citaré algunos:

"La tristeza es el vaho que empaña el canto del alba"

"En mi piélago de ausencias
no hay más mar que tu ensenada"


"Esta noche no descorcharé estrellas en la vaguada de la luna"

No podía faltar esa referencia mitológica a las tinieblas, ( aunque a mí no me gusta leerte así)y creo que ese -en balsa amada- no ha sido casual.

Y seguiría, con esa boca amurallada de grillos y si sigo pues todo el poema es destacable, como acostumbras.

Llorar no es malo, pero algún día hay que dejar de hacerlo, o los ojos se secarán, sabes que te lo digo con todo el cariño.

Un abrazo, mi querido amigo.

Liz Flores
9 de abril de 2010, 22:40

En vez de almuerzo he querido venir a alimentarme el alma, me devoré tus letras y al final se me quedaron atoradas en el pecho. Cuando escribís así me cuesta -aún más- comentarte. De nueva cuenta destacaré los versos que me llegaron:

"La tristeza es el vaho que empaña el canto del alba." es tan cierto que la tristeza tiende a nublar al más radiante de los días.

"Tu sombra camina conmigo por el pantalán del olvido
hacia un océano sin estrellas ni estribos." Pese a lo desolador de estás líneas, las siento cercanas.

Mitología y tristeza, imágenes grises, profundo sentimiento, hermoso poema.


Un fraterno abrazo.

Cita
10 de abril de 2010, 10:28

Feroz la pluma que te arropa,
resuelta, audaz,concisa, volátil,
¿qué historia tienes en los ojos?
¿qué manto arreboza a tus musas?
Sé que te muerdes la boca,
sé que respiras siempre el mismo aroma.
No te conozco, y sé que tu mirada brilla
y que tus manos siempre están calientes.

Cada poema de tu pecho es un abrazo literario.

Tienes el timón, amigo,
nuestras mentes navegarán rumbo
al destino que tu tinta marque.

Algo improvisado y pobre pero de corazón! Besos

Cita

Clara Schoenborn
10 de abril de 2010, 20:43

Me ha fascinado este poema porque has innovado muchísimo en las metáforas. Me ha encantado ese transitar por corredores nuevos. Voy a venir a leerlo muchas veces este fin de semana. Un abrazo.

P*
11 de abril de 2010, 14:18

"Tienes la boca amurallada de gritos
y esa mirada de nostalgia que madura temprano"


Me gustó mucho esto que escribiste, que tengas una buena semana!

Yoko-Tomoto
11 de abril de 2010, 19:32

Rectifico al decir que éste es uno de los poemas, por no decir el que más, con mayor oscuridad que os he leído.

He intentado imaginar el mundo por medio de vuestros ojos y me asusta, no solo por la densa oscuridad, también por imaginarme sola en ella.

En todo el poema me parece se forma una dualidad entre vos y la soledad, que en realidad son uno. Es el dolor el que os hace sentiros así, porque es íntimo, único e incomprensible en su complejidad por el entorno.
Sos un hombre intenso, donde vuestro marco conceptual manifestado en vuestra lírica sugiere esas experiencias lacerantes a vuestro corazón.
Sin embargo amigo y poeta, considero vos mantiene una mente brillante, una que me atrae siempre que os leo y estoy segura muchas personas en vuestro ambiente la reconocen igual. Gente que conocen vuestra intensidad y la admiran.

Vuestra dama esta en vos, permita que sea luz, no oscuridad. La inspiración que atraiga la sonrisa a vuestros labios.

Con mucho aprecio y respeto
Alejandra

Blue
12 de abril de 2010, 1:42

Dolorosos versos,con la intensidad de un corazon
escarchado, que se derrite en verano, ya veras la luz, que ilumine tu alma y , te devuelva la sonrisa.
Besos
Blue

Marisol
13 de abril de 2010, 22:03

He venido a leer unas cuantas veces este poema, pero seguiré viniendo a visitarlo, con cada lectura me gusta más aún, si cabe.
He encontrado imágenes de una lucidez y finura espléndidas, y veo que tus progresos como escritor son cada vez más vastos.
La estrofa inicial ha grabado una imagen que me ha sido imposible olvidar desde que leí el poema por primera vez.
Luego, expresiones como:
'La tristeza es el vaho que empaña el canto del alba'
'la perfecta ecuación de una lágrima'
'esa mirada de nostalgia que madura temprano
en los corazones desgajados de realidad'
'Las tijeras de la noche recortan en el cielo los retales de mis sueños'

Mención aparte merece la retórica en:

'sin estrellas ni estribos'
'el río de ratas'
Y sobre todo 'en balsa amada' curioso el calambur, nunca antes había leído uno formado por tres palabras.

El final estremece, y pone el punto lírico final, en un cierre impecable:

'A la llamada de tu nombre, mi mano tiembla
en la empuñadura celeste del verso que desenvaina recuerdos,
como los espasmos de la mosca en el telar de la memoria.

La soledad no tiene ojos, pero llora.'

Sólo me queda aplaudir.
Un gran abrazo.

Patricia 333
16 de junio de 2010, 17:42

No se mucho de estrofas sonetos ni nada nada de poesía solo que me facina leer , me toca el corazón me llega al alma pero no soy escritora , tal vez mis comentarios sean muy simples
entro a tu Blogg leeo todo lo que has escrito y aun sin saber mucho de proas y esas cosas que los verdaderos poetas saben y entienden yo me sumerjo en tus letras

La soledad no tiene ojos, pero llora.

Si así es no tiene ojos pero llora llora mucho porque la Soledad es eso Soledad hay personas que me han dicho que la Soledad es lo mejor que les ha pasado pero a mi la
Soledad me aterra mi soledad es VACIO es la NADA y por eso lloraba yo no puedo estar sola la Soledad no es mi amiga y no la quiero como compañera

Un abrazo Oscar y disculpa que escriba en tu Blogg lo que siento tal vez no me doy a entender

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Publicar un comentario