Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 1 de abril de 2010

Belleza robada


Si el hombre llegara a vivir aquí más tiempo, todo lo que hay en él de espíritu se extinguiría.
Nathaniel Hawthorne

Con qué ansia lame el céfiro el rocío hialino de las flores,
como si quisiera deshojar en sus pétalos su mal de amores.
El aroma de las rosas es deletéreo para el frágil corazón de la noche.
Las lágrimas ardientes son la belleza robada del beso.

Cuán rápido se nos va la vida y con qué lentitud viénese la muerte,
que la vida es enojosa por lo breve del deleite,
y hasta la muerte, de morosa, enfurece.

¿Cómo sabríamos que estamos vivos si la muerte no nos lo recordara con su sordo lamento?

Cuando creo que estoy solo,
tu silencio me recuerda que la tristeza me acompaña.

Lo que más siento de morir es que tú mueras conmigo,
porque al morir yo no habrá nadie que te escriba,
y tu recuerdo se perderá junto al mío;
triste e inevitable sino de todo lo que, como el hombre, es finito.

¿Podrán el amor y la poesía impedirlo?

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

7 comentarios:

La chica de cristal
1 de abril de 2010, 15:41

Yo siempre he pensado que a todo el mundo nos roban nuestra belleza.

Miles de besitos y cuídate mucho.

Esencia
2 de abril de 2010, 10:19

Lo que más siento de morir es que tú mueras conmigo,
porque al morir yo no habrá nadie que te escriba,
y tu recuerdo se perderá junto al mío;

Renacerá de otra manera, manifestándose de otra maera...volvereis a estrecharos en carne mintras el alma de ese amor siempre quedará vivo en la belleza de vuestras flores favoritas, de vuestro paseo, de la noche más estrellada...de cuaquier aroma.

Escribes ciertamente con un sentimieto tan vivo que no hay muerte que impida trasmitirlo.

Con cariño, esencia.

Cita
2 de abril de 2010, 11:57

Por supuesto que tanto el amor como tu poesia podrán impedirlo.
Porque tu poesia se queda y tu amor está dentro de ella...

Será la milesima vez que te digo que admiro tu trabajo en este blog y lo respeto enormemente.

Besos

Cita

Clara Schoenborn
2 de abril de 2010, 18:00

Cuando morimos nos llevamos a cuestas toda nuestra historia, somos los únicos testigos de nuestro tiempo. Por eso, tal como tu dejas entrever en tus bellos versos, el mejor homenaje que podemos hacerle a aquellos a quienes amamos y que se fueron antes que nosotros,es seguir viviendo, para honrarlos en la memoria, es una forma de prolongar su permanencia en este mundo.Abrazos con afecto Óscar.

Yoko-Tomoto
2 de abril de 2010, 20:18

Su poema me ha parecido uno de los más lacerantes que le he leído anteriormente. He visto en él detalles líricos muy hermosos;

"Las lágrimas ardientes son la belleza robada del beso."

Es estas palabras se detalla en mucho lo su poema en conjunto se comprende.
El amor perdura incluso sobre nosotros, el amor verdadero brilla más allá de la muerte.
Si creo que el arte y el amor perduran, no como extinción del alma como afirma Nathaniel Hawthorne, solo si el hombre perdurase en inmortalidad pero no así en sentimiento, en arte.

Nadie sabe lo que nos espera después de la muerte, pero si sabemos lo que dejamos antes de ella. Y usted deja amor, admiración hacia una mujer a quien todos sus lectores hemos aprendido a querer.

Ella perdura en su arte y usted junto a ella más allá de la muerte. Sonrío, Anne Frank jamás hubiera pensado en ser inmortal y hoy es difícil conocer a alguien que no tenga referencias de aquella niña y su amada "Kitty".

Ánimo apreciado amigo y poeta
Suya, Alejandra

Marisol
3 de abril de 2010, 4:34

Un poema aforístico y rítmico. En un estilo algo más clásico de lo que nos tienes acostumbrados.
Los dos versos iniciales, llevan una cadencia contagiosa, además de imágenes nítidas y delicadas.
Las cosas existen por su opuesto, sí, sin muerte no existiría el concepto de la vida, ni se disfrutaría igual.
Sara no morirá, ni tu tampoco, Óscar, el amor obrará su inmortalidad en tu poesía, estoy segura.
Un gran abrazo.

Isabel
6 de abril de 2010, 14:25

Sara vive en tu amor y en tu poesía, la has hecho Divina para los ojos de tus seguidores, seguro porque lo era. Es un poema precioso Óscar, Ella, sigue llenándote de amor y de tristeza. Es un poema que desnuda la fragilidad del alma.

Un abrazo, mi estimado amigo.

Publicar un comentario