Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

sábado, 18 de septiembre de 2010

The bloody spur




The bloody spur cannot provoke him on
that sometimes anger thrusts into his hide

William Shakespeare


Gotea en la sangre
como una leyenda sin nombre
la serpiente alada del recuerdo.
....................................Picar espuelas
en la diáspora del verso obliterado;
aunar los proverbios ensimismados
..................................en su desnudez;
hete ahí el destino del poeta.

El corazón se extravía
en la lubricidad de la lluvia
que repica en la ventana
y el aliento emborrona filigranas
con la migración de los sueños
hacia cálidos bancales.

.................................Veo señales
en las bandadas de golondrinas
que circundan el aro del sol
y en el cáliz de pétalos
robados al viento.

Por cada lágrima derramada, un collar de rocío;
por cada lumbre que avives, un beso vertical.

Llueve, y nos arrebujamos
como un ombligo asustado de su redondez,
ínfimos en nuestra prodigalidad;
botón sin ojal que añora asirse a la tierra.

Hay un lugar,
cerca del latido del sol,
donde hasta el silencio habla de ti
.............–tibio suspiro de libélula–,
y las nubes cantan tu nombre como pájaros de agua.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

14 comentarios:

Clara Schoenborn
18 de septiembre de 2010, 18:21

Espectacular este poema Óscar, no solamente por las imágenes tan vívidas y auténticas, si no por la atmósfera que has logrado crear. No se por qué me transporté a un paisaje bucólico, siglos atrás en el tiempo, al refugio de un poeta que dialoga intensa y profundamente con su entorno y con su interioridad. Me encantó. Un abrazo.

NV BALLESTEROS
18 de septiembre de 2010, 20:40

Entre lo sublime de tu poema llora la esperanza...No hay lugar donde olvidar cuado su presencia vive en el pensamiento...cuando su morada es el mismo corazón...Te dejo un abrazo muy grande.


Besos

Blue
18 de septiembre de 2010, 23:40

Oscar meces versos, emociones, transportas, tus letras crean un paisaje que se vive, en cada letra,
suspiran, lloran, una bandada de sentimientos que dejan la nota nostalgica, tan propia de tus versos

un abrazo

Blue

jordim
19 de septiembre de 2010, 1:07

bonito poema.

Carmela Rey
19 de septiembre de 2010, 15:11

Has sabido bordar con bellisimas palabras cada verso, cada metáfora. Me ha gustado mucho el poema, te trasporta a otros mundos. Felicidades poeta.

Ío
19 de septiembre de 2010, 15:25

Hete aquí el destino del poeta, extraviar el corazón
Pero tú no lo has perdido, sabes bien dónde está, quién lo atesora, y quién habita en él.
Todo lo demás que pueda escribirte no tiene importancia, excepto hablar de la sublimidad de tus versos.
Un beso, Óscar

Ío

((((No encontré la fotografía para el haiku, o si, bueno, la hice yo misma ayer por la tarde paseando por un bosque.
Lo vi, vi el árbol, y el haiku apareció detrás de él.
Fue una de esas veces en las que un algo inexplicable me hace mirar hacia un determinado sitio.
No puedo decir que yo encontrara mi serpiente de musgo, ella llegó a mí y fue muy especial; sea buena o no la fotografía, su imagen real la guardo dentro de mí.

Soy prolífica, pero no lo soy ahora solamente, lo he sido siempre, desde que comencé a escribir, y fue precisamente esa razón, la abundancia de mis palabras, lo que me llevó a abrir mi primer blog, que no es este pero se le parece mucho.

Cuánto más se escribe…… ¿más se quiere escribir?)))))

Ío
19 de septiembre de 2010, 15:26

La música, perfecta
Otro beso, Óscar

Ío

Patricia 333
19 de septiembre de 2010, 19:11

Hay un lugar,
cerca del latido del sol,
donde hasta el silencio habla de ti
.............–tibio suspiro de libélula–,

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Mayte_DALIANEGRA
20 de septiembre de 2010, 1:33

¡Qué hermoso poema, mi querido Óscar!Hasta el latido del sol se haría más potente si él pudiera escuchar tan bellos versos, paridos, como todos los tuyos, para honrar la memoria de tu amada.

Ay, y me dices que yo empleo adjetivos en abundancia, pues no te alcanzo ni de lejos , aparte de los cultísimos vocablos que utilizas. Magistral, mi querido amigo poeta.

Taty Cascada
20 de septiembre de 2010, 21:56

¡Qué bien me hace visitar tu espacio!, tienes un lenguaje rico en vocablos y metáforas. Pintas con fúlgidas pinceladas, tu pintura de bellas estrofas, elaboradas con óleos de letras y recuerdos.
Un abrazo.

su
21 de septiembre de 2010, 9:39

Siempre acelerándome el corazón, siempre suspirando cuando te leo...Un beso.

Isabel
21 de septiembre de 2010, 15:53

Si existe un lugar no terrenal, debe ser ese lugar estimao Óscar, siempre me ha gustado esa carga de simbolismo y significado cuando nombras libélula, o debería decir cuando la nombras libélula, tu intimismo y tu abstracción son una mezcla hermosa que se impone en tus poemas y los hace hermosos.

Un abrazo.

Marisol
21 de septiembre de 2010, 18:32

Este poema es abundante en metáforas, de una diría yo, realidad lírica que estremece y embelesa.
La forma del poema tampoco se pasa por alto, los versos cortos le ceden pausas importantes en la cadencia.
Hay muchos elementos de la poesía de Sara, que has combinado magistralmente con la tuya. Como aquí:

'Llueve, y nos arrebujamos
como un ombligo asustado de su redondez'

El final es apabullante:
'Hay un lugar,
cerca del latido del sol,
donde hasta el silencio habla de ti
.............–tibio suspiro de libélula–,
y las nubes cantan tu nombre como pájaros de agua.'

Liz Flores
26 de septiembre de 2010, 6:07

"Hay un lugar,
cerca del latido del sol (bello)
donde hasta el silencio habla de ti
-tibio suspiro de libélula-,
y las nubes cantan tu nombre como pájaros de auga"

Para leer metáforas hermosamente elaboradas, tu poesía. Todo el poema es un derroche de lirismo, sin embargo me quedo con el cierre, es encantador.

York le dio el toque a la atmósfera de tus letras. Siempre me pone melancólica escucharle.

Saludos Óscar.

Publicar un comentario