Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 13 de septiembre de 2010

La alegoría de una lágrima


Estás en mi cabeza cuando quiero dormir y no duermo,
cuando me despierto y no te encuentro.
Son mis ojos de cristal líquido cuando te veo y no te alcanzo;
estás tan lejos como la vida.
Un día es demasiado largo para no pensar en ti.

Soy el inquilino de tu tristeza
en esta cárcel de barro, lluvia y piedra
donde las horas se arrastran como (t)or(t)ugas.
No llueve la edad bajo el paraguas de tu sol.
Por la hierba que pisas nunca pasan las estaciones.
Te construí un palacio. Se llama Soledad.

La vida se resume en la alegoría de una lágrima.
Te amo con el silencio de los labios que sólo se abren para besar.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

13 comentarios:

Ío
13 de septiembre de 2010, 17:02

El último verso, ese último verso me dice, me cuenta, todo el dolor que existe en tu alma; que tus labios desde que ella no está, guardan silencio, como pájaros encerrados en jaulas de tristeza y reinos de soledad.
Tus ojos líquidos lo son en esa única lágrima.
Bellísimo¡
Un beso, Óscar

Ío

Respirando entre palabras.
13 de septiembre de 2010, 18:15

Bién sabes que admiro tu forma de expresarte, pero esta vez no hay palabras para describir lo que me hiciste sentir entre esta mezcla de tristeza y belleza.
Besos

su
13 de septiembre de 2010, 18:55

Cuántas veces quiero dormir y su recuerdo me desvela...
Un abrazo.

Blue
13 de septiembre de 2010, 22:10

te construí un palacio, se llama Soledad...

cuanta inquietud en tu alma amigo, cuanta tristeza destilan tus versos, cuanta lágrima que ahogan tus versos..

un abrazo.


Blue

Patricia 333
14 de septiembre de 2010, 0:56

La vida se resume en la alegoría de una lágrima.


De nuevo guardo silencio

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

NV BALLESTEROS
14 de septiembre de 2010, 2:27

Si en este momento se me otorgará un deseo pediría un palacio de felicidad para ti...

Besos

aniki
14 de septiembre de 2010, 11:50

Ahora que ya sé a quién dedicas el blog, tus poesías no son sólo bellas, sino que, además, representan un hermoso tributo.

Besos, Óscar.

Lisset Vázquez Meizoso
14 de septiembre de 2010, 16:37

La vida se resume en ella. Si ella no está, habrá siempre tristeza en tus poemas y las lágrimas serán vertidas en ellos mientras los escribas, pero son igualmente o más bellos por ser tan sentidos, tan sinceros. Ojalá pudiera la vida otorgarte la oportunidad de leerle cada uno de estos versos, espero que lo hagas en voz alta, siempre que los escribas, para que te escuche donde sea que esté (aparte de en tu pensamiento) Besos, de esos que saben al amor sin sus alas.

Esencia
14 de septiembre de 2010, 21:48

Todo se resume al sentimiento... no siempre viste de rosa y de festejo, tambien lo hace de llanto y de dolor, pero todo ese sentimiento tú lo haces especial, y convocas a vivificarlo tal cual lo sientes porque en cada letra tu lágrima, la de ella y la poesía.

siempre esencia.

Isabel
15 de septiembre de 2010, 14:38

Saludos Óscar, alegoría hermosa y constante como la tristeza que embarga tus poemas, amor constante más allá...
Me estoy poniendo al día con tus poemas, pero especialmente éste por lo hermoso, en su tristeza, en las figuras retóricas que siempre son orurrentes y sifnificativas, como esa tortuga-oruga, la segunda estrofa es la que más me ha impactado así como el cierre con ese beso doloroso de silencio.

Encnatada como siempre de volver a leerte, un abrazo enorme.

Liz Flores
15 de septiembre de 2010, 23:15

Ciertamente es un poema bello en tristeza y encaja perfecto con la foto. Hay versos hermosos como el de los ojos de cristal líquido que no alcanzan a verle y los dos últimos. Pero hay uno que me llemó la atención por la imagen que me reflejó "Por la hierba que pisas nunca pasan las estaciones" a mi gusto es un pensamiento muy sublime y no triste, pues creo que nuestros seres amados caminan sobre prados de eternas primaveras donde el sol es tan radiante pero tierno en su caricia y sopla un perenne viento con aroma a paz y silencio que juega con sus ropas y cabellos mientras caminan lento vigilándonos constantemente.

Un gusto leer tan bonita poesía.
Saludos.

Mayte_DALIANEGRA
16 de septiembre de 2010, 2:43

Triste, hermoso...ella yace varada como una sirena en un océano intemporal, en una especie de limbo donde no transcurren los años, donde sólo las advenedizas lágrimas transitan por las mejillas erosionadas de aquél que no puede soportar el dolor de la pérdida...

Marisol
16 de septiembre de 2010, 5:23

A mí me ha llenado de paz y melancolía.
La melancolía por imágenes como:
'Son mis ojos de cristal líquido'
'No llueve la edad bajo el paraguas de tu sol.'
O lo rotundo del final, que deja un sabor de ternura amarga, si cabe:
'Te amo con el silencio de los labios que sólo se abren para besar.'

Otro verso que rezuma ternura es este:
'Un día es demasiado largo para no pensar en ti.'

Y curioso este otro, muy ingenioso:
'donde las horas se arrastran como (t)or(t)ugas.'

Me deleito cada vez que vengo a visitarte, Óscar.
Un gran abrazo.

Publicar un comentario