Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Te oí cantar




Te oí cantar en el ajimez de la tarde,
cuando daba un paseo en barca por el lago
y en el cielo coruscaban las últimas pavesas del ocaso.
La cintura del agua cimbreaba ondas que me arrojaban a tus pies.
Estabas apoyada en un sauce, ajena a mi presencia,
y la música que salía de tus labios
era frágil como un palacio de cristal.
Las hojas se estremecían levemente
como alas que despiertan al vuelo,
el árbol henchía su plumón de seda
–enhiesto pájaro de madera–,
y la hiedra caracoleaba graciosamente por tus dedos.
Llevabas una guirnalda de mariposas en el pelo
y no había invierno en tus ojos.
Un sueño vaporoso se apoderó de mí
cuando, arrobado por tu canto,
me sumergí en el eco de tu manantial.

Cuando desperté ya no estabas, y pensé, cuitado:
¿cómo dormir la muerte en una rosa sin robarle la fragancia de los pétalos?

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

13 comentarios:

Ío
3 de septiembre de 2010, 13:49

Magia, es magia leerte, es dar leves pasos a través de la espesura de tus palabras, percibir el suave tono de su voz, el calor que habita sus ojos, sentir el temblor de las hojas ....

Cuando desperté ya no estabas, y pensé, cuitada:
¿Cómo dormir la muerte en una rosa sin romper su piel?

Gracias por tus palabras, estas que acabo de leer, preciosas, y por las que dejaste en los sueños de septiembre.
Esperaré la llegada de tu viento norte.
Un beso, Óscar


((El poema que me has comentado hoy: era él y no yo quien estaba esperando que llegara septiembre. Estaba sin poderse acabar desde junio, le faltaba algo para ser poema; ayer me acordé de él, en ese momento dejó de ser un embrión y quiso nacer.
Al principio fue viento norte, pero pensé que aquí las lluvias casi siempre llegan de la mano del oeste, y entonces lo cambié.))

Ío

Ío
3 de septiembre de 2010, 13:50



Maravillosa música en mis sienes, gracias

Blue
3 de septiembre de 2010, 13:58

Escuché tu canto en mi mañana, dejaba el eco de tu alma, prendido en las rosas, que frondosas se alzaban a su paso.

Hermosisimo Oscar¡¡¡

Abrazos

Blue

NV BALLESTEROS
3 de septiembre de 2010, 15:07

He llorado con tu canto...Mi corazón escucha cada susurro de tus sentimientos ...


Besos

su
3 de septiembre de 2010, 16:18

Preciosa música, perfecta para tu entrada...pareciera que nos transporta a tu paseo por el lago. Un abrazo.

Carmela Rey
3 de septiembre de 2010, 21:39

Un maravilloso paseo por el lago, como maravillosas son tus palabras. Este poema parece un sueño del que te aseguro es dificil salir.
Te atrapa.
Un abrazo

Mayte_DALIANEGRA
4 de septiembre de 2010, 0:39
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mayte_DALIANEGRA
4 de septiembre de 2010, 0:40

Arrobado por su canto cual Ulises atado al mástil de la vida, y ella...lejana en la onírica soledad del sueño, apoyada en el sauce que aún la llora... Un beso, maestro.

Marisol
4 de septiembre de 2010, 6:10

En este poema has retomado muchos elementos que solías utilizar cuando iniciaste el blog, elementos que me recuerdan mucho a Sara -las caracolas, la hiedra, o el manantial-.
Las metáforas son de ensueño, me has transportado a un paisaje romántico, y la melodía que lo acompaña, es preciosa.
Un gran abrazo.

Liz Flores
4 de septiembre de 2010, 6:27

Qué me gusta leerte así, Óscar. Disfruté de esas bellas imágenes, agradables todas, y dulces. La melodía no pudo haber estado mejor escogida, lo sumerge a una en ese sueño, y es tan fácil palpar esas mariposas mágicas que revolotean por tus letras.

Un gusto en verdad.
Abrazos.

Patricia 333
4 de septiembre de 2010, 16:43

¿cómo dormir la muerte en una rosa sin robarle la fragancia de los pétalos?

Deseoso de sentir de nuevo tu presencia, duermo pronto... en mis sueños te tengo cerca, muy cerca... En mi oscura realidad te encarnas en la linda luna que engrandece el firmamento; miro al cielo, allá donde hay multitud de hermosas estrellas, y entre tanta belleza destacas tú... y sólo por ti late vigoroso en mi pecho, mi enamorado corazón...

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

La Melodia es hermosa , te invita a soñar despierto ...

Pury de CB
5 de septiembre de 2010, 2:10

Que bonito poema,
un paseo en barca gratificante entre cantos y sueños...
salu2
pury

Yoko-Tomoto
5 de septiembre de 2010, 20:57

Cuánta magia, anhelo. Pareciera vuestra entrada a un mundo de ensueño, vuestro propio subconsciente metafórico.
Vuestra creatividad es llevada a un paisaje único de un bello sentimiento.

Con aprecio
Vuestra Alejandra

Publicar un comentario