Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Falúas y falenas


La tristeza es esdrújula
cuando tintinean los acentos
en el ábside de la palabra,
y la lluvia pende oblicua,
torrencial, enamorada,
sobre el faro de los coches
en esta noche brumosa,
oscuramente enjalbegada.

Una serpiente de luz zigzaguea
en el arcén de tus rodillas
con escamas de plata.

Abres los ojos
y revolotean por el arco de tu iris
hipocampos y estrellas,
falúas y falenas,
ríos y estambres de luciérnagas
sobre una clámide otoñal.

Podría ver un canguro en un paso de cebra
o un hombre de rojo pararse ante un semáforo,
que no me asombraría.
Son los partos prematuros de un mal poema,
los suicidios involuntarios de los puentes.

Este amor es inexplicable,
como el bostezo del paracaidista antes de saltar.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

13 comentarios:

Ío
30 de septiembre de 2010, 19:04

Onírico, irreal, y a pesar de ello, he podido verlo todo, sin asombrarme de que fuera posible.
Me encantaron los dos versos finales¡¡¡
Precioso, Óscar
Un beso

Ío

su
30 de septiembre de 2010, 19:33

Quizás no me sorprendería ver un canguro en un paso de cebra, ni estrellas revoloteando...quizás lo que más me sorprendería sería volver a ser quien fui cuando todo era perfecto. Un abrazo.

GOGO
30 de septiembre de 2010, 20:00

el amor es t an inexplicable como cierto el momento en que estalla en nuestros sentidos..

lujito el leertee..!!

mi afectoo..!!

Taty Cascada
30 de septiembre de 2010, 20:34

Remate del poema, maravilloso... ¿Puede existir algo más ilógico que el amor?, no, si su persistencia nos arrebuja los huesos y los versos.

Mayte_DALIANEGRA
30 de septiembre de 2010, 22:41

Otro poema que transmite una gran belleza con la profusión metafórica de la que haces gala. Y bueno, todos los amores son inexplicables, porque sino, dejarían de ser amores. Y otro beso, poeta.

Respirando entre palabras.
1 de octubre de 2010, 1:32

A esta altura de mi vida y después de ver más de lo que deseaba ver, puedo asegurarte que rara vez algo me sorprende...
Olvidaba...el amor, suele explicarse?
Disfrútalo sin cuestionarte absolutamente nadaaaa!!!
Besos

Marisol
1 de octubre de 2010, 2:23

He sido transportada a tu universo poético, cuya extensión es vasta. Las imágenes se suceden con facilidad y versatilidad. Me llamó la atención el 'arco de tu iris' que se me presentó como un arco iris.
La penúltima estrofa es muy original.
Un gran abrazo.

Liz Flores
1 de octubre de 2010, 3:28

Qué maravillosa es la lluvia torrencial, más imaginarla enamorada como la has plasmado en tus versos. Disfruté esas imágenes ilusorias en todo el poema, pero a mi gusto me quedo con la tercera estrofa, es preciosa. Qué dulce me ha sonado la expresión "clámide otoñal".

Saludos, estimado Óscar.

Clara Schoenborn
2 de octubre de 2010, 0:13

Me encantó esta estrofa:
"Abres los ojos
y revolotean por el arco de tu iris
hipocampos y estrellas,
falúas y falenas,
ríos y estambres de luciérnagas
sobre una clámide otoñal."
Tiene una musicalidad única, es como un susurro con fondo de sonata. Hay muy buenos elementos en lo que escribes Óscar, tu poesía es una obra de filigrana encantadora. Un abrazo grande.

NV BALLESTEROS
2 de octubre de 2010, 6:26

Si el amor tuviera explicación tus versos perderían la razón...te dejo un abrazo muy grande...

Besos

Blue
4 de octubre de 2010, 5:10

delineas un bello paísaje, plagado de fragantes metáforas que enhebras con hilos de plata, dejando resplandor en cada verso.

un abrazo

Blue

Blue
4 de octubre de 2010, 5:11

Tambien me gustaria, leerte algo con métrica, creo que sería interesante . no crees?

otro abrazo
}
}Blue

Isabel
4 de octubre de 2010, 13:58

Los malos poemas, haberlos hailos, pero en este blog no se encuentra ni uno, este poema también es esdrújulo y sonoro, se lee con ritmo al aleteo de esas mariposas y luciérnagas que tanto te gustan y que son de ti y tu poética..

un abrazo Óscar

Publicar un comentario