Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

martes, 2 de marzo de 2010

Me vestí con tus lágrimas


Me vestí con tus lágrimas
para hacer un abrigo a mi tristeza,
pero pronto supe que jamás hallaría abrigo
para el frío invierno de tu ausencia,
pues mi piel es de agua
y tu dolor –¡ay, tu dolor!–,
tu dolor quema.

Cuando la alegría es forzada, a las penas son río.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

5 comentarios:

Fausto
2 de marzo de 2010, 17:07

Lo que más me gusta de tus palabras es que no necesitas muchas para impactar y resumir todo de un golpe.

Isabel
2 de marzo de 2010, 17:15

Te hiciste un abrigo permeable, estimado amigo, me ha gustado ese dolor que quema, aunque no debería gustarme, tú me entiendes, y también ese calambur del cierre con el que juegas.

Un abrazo, Óscar.

Liz Flores
2 de marzo de 2010, 21:56

Que te digo querido poeta, tu pluma es virtuosa. Me ha encantado ese dolor que quema una piel de agua. El cierre tiene su mérito con ese juego de palabras.

Bello poema.
Un gran abrazo.

Clara Schoenborn
3 de marzo de 2010, 1:32

Me encanta la gestación de imágenes que se vuelca en tus poemas, siempre nueva y diferente.Un abrazo Óscar.

Marisol
5 de marzo de 2010, 17:58

Óscar, tiene gran mérito la metáfora de la piel de agua y el dolor que la quema, las lágrimas no son buen abrigo para un frío tan lacerante.
Tu versatilidad, y capacidad de síntesis, ya te digo que son muy generosas.
Un gran abrazo.

Publicar un comentario