Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Puñado de arena



veráse allí que como polvo al viento,
así se deshará nuestra fatiga
Elegía I’, Garcilaso de la Vega


Abro la mano,
y mi vida entera se resume en este puñado de arena
que arrojo al foso del olvido
como migajas de un tiempo pasado
que no ha de volver.

Cierro el puño,
y sólo atrapo el murmullo del aire,
el débil pulso de la brisa
y su temblor de pájaro herido.

Un gélido viento esparce el eco de nuestras cenizas
por la playa de la inmortalidad,
donde las olas del recuerdo crascitan
en ráfagas de silencio.

El mar acallará el miedo con su bramido de hojas secas.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Isabel
28 de diciembre de 2009, 17:10

arena, olvido, pasado, herido, cenizas.

Resbala por tus dedos la tristeza, estimado amigo

Un gélido viento esparce el eco de nuestras cenizas
por la playa de la inmortalidad,
donde las olas del recuerdo crascitan
en ráfagas de silencio.


Duelen las ráfagas de silencio, sí.

abrazos Óscar

Cita
28 de diciembre de 2009, 22:11

Precioso... metaforeas sobre como se te escapa la vida sin dejar de deslumbrar con ella...
Es un alarde de gusto este poema

Un beso

Cita

Liz Flores
29 de diciembre de 2009, 10:07

Ay Óscar, la cita de tu poema me despertó la curiosidad por querer leer la elegía completa de Don Garcilaso de la Vega, ¡madre mía! qué extensa, pero me alegro haberla leído pues entiendo mejor tu poema. El símil retórico es hermoso, deleita y conmueve al alma.

Todo el poema está muy lindo, doloroso, pero lindo. Me gustó mucho la segunda estrofa, cerrar el puño, entrelazar los brazos: capturar la nada.

Pienso que la vida no puede resumirse a un puñado de arena, no mientras exista.

Yo rescataría de la elegía de D. Garcilaso lo siguiente:
"Cese ya del dolor el sentimiento/buscad alivio en desconsuelo tanto."

Un fuerte abrazo, mi querido amigo.

Marisol
31 de diciembre de 2009, 5:21

Eres increíble para inventar imágenes, Óscar.
"Cierro el puño,
y sólo atrapo el murmullo del aire,
el débil pulso de la brisa
y su temblor de pájaro herido."

Hay mucha ausencia y dolor en tus versos, la fotografía que acompaña al poema, y la cita, se complementan.

Un abrazo.

Publicar un comentario