Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 11 de enero de 2010

Botella en el mar


Mirar atrás
es hilar infortunios en la rueca del tiempo,
enhebrar un hilo de sangre por el ojo de la cerradura
y pincharse en el dédalo del subconsciente.

Aquel sonido que se escapó de tu garganta
sonaba engañosamente alegre,
como el gorjeo de un pájaro enjaulado
que añora su libertad,
o el canto del arpa que un día fue cisne.

Las alas del viento
rasgaron las plumas de la tempestad
en el naufragio de un sol cetrino y enfermo.

Vives en una botella arrojada al mar
que durante la tormenta encaló en el varadero de mis recuerdos,
y llevas un mensaje dentro que sólo yo puedo leer,
pues sólo yo conozco el lenguaje de tu Eterna Tristeza.

La marea arrastrará el cofre de tu soledad
a la arena de mi playa desierta,
donde se mecen las algas y dan sombra las palmeras.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Isabel
11 de enero de 2010, 17:54

Mirar atrás azota el presente, además de tu tristeza, te has enlazado a la de tu amada,

Vives en una botella arrojada al mar
que durante la tormenta encaló en el varadero de mis recuerdos,
y llevas un mensaje dentro que sólo yo puedo leer,
pues sólo yo conozco el lenguaje de tu Eterna Tristeza.

De nuevo un poema precioso en su tristeza.

Un abrazo Óscar

Cita
11 de enero de 2010, 19:38

Mirar atrás
es hilar infortunios en la rueca del tiempo,
enhebrar un hilo de sangre por el ojo de la cerradura
y pincharse en el dédalo del subconsciente.


Sólo yo conozco el lenguaje de tu Eterna Tristeza... que triste dependencia...

Qué cabeza la tuya amigo Óscar...

Besos

Liz Flores
11 de enero de 2010, 19:43

"Mirar atrás
es hilar infortunios en la rueca del tiempo"
me pierdo en tus metáforas tan profundas, siempre con ese roce doloroso, hermosas.

La cuarta estrofa me ha gustado también, aunque creo que un tanto más el cierre, es una bella estampa de la soledad.

Muy bien, grande del verso.
Abrazos cordiales.

Marisol
13 de enero de 2010, 4:47

La primera estrofa me transportó al cuento de 'La bella durmiente', aunque con unas metáforas y un desenlace de dolor desmedido.
También me parece curioso el 'el gorjeo de un pájaro enjaulado
que añora su libertad'
Nos gusta el canto del pájaro tanto que muchas veces olvidamos su condición de ave y en nuestro egoísmo lo privamos de su libertad, lo bueno es que a pesar del tiempo que un pájaro pase enjaulado, nunca olvida cómo volar.
La botella que encripta un mensaje en un lenguaje de 'Eterna Tristeza' en la complicidad del amor, y que se corresponde con la fotografía, también es de mi agrado.
Pero estoy de acuerdo con Liz, en que el cierre es espléndido, lo que más me ha gustado, sí.
Un gran abrazo.

Publicar un comentario