Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 28 de enero de 2010

Como besan las espinas


Bésame como besan las espinas de las rosas,
hundiéndote en la piel con el alma afilada y candorosa,
sin tregua, con pasión y la sangre a flor de pétalo,
celebrando el triunfo de la carne
con las lenguas enroscadas en el estigma de las flores.

Muérdeme incisiva, fervorosa,
con colmillos yugulares,
que corten tallos y abran corolas,
buscándome el pulso en los latidos del cuello
como dientes que devoran granos de maíz
–¿quieres bailar conmigo esta mazurca?–,
con el dolor de dos cuerpos que se aman
y se acoplan,
y la pátina simiente del sándalo rojo
esparcida en la fragancia de la muerte,
y la pulpa desgarrada
en la fruta madura de tu vientre.

Te amé como la uva a la parra,
y fuiste vino en la vendimia de mis manos.

Luego la embriaguez hizo que tintineara mi lengua de cristal
en un brindis de labios.

Chin, chin.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

5 comentarios:

Isabel
28 de enero de 2010, 18:30

me encantan los poemas cuando las imágenes evocan y se visualizan, en los tuyos suele pasar frecuentemente, por no decir en todos,
siempre me resulta difícil descatar algún verso cuando todo el poema me gusta y hacerlo con uno es dejar cojeando a otro, Así pues me quedo con todo en su conjunto que no tiene desperdicio este brindis que ha sido un placer leer. Aunque esos dientes en la mazorca bailando esa mazurca, me ha gustado especialmente.

Un abrazo Óscar

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES
28 de enero de 2010, 20:46

"COMO BESAN LAS ESPINAS"... HERMOSA METÁFORA VESTIDA DE POEMA...

UN ABRAZO...

India
28 de enero de 2010, 21:23

Preciosa poesía Óscar, y la imagen que le has puesto para acompañarla no podría ser más acertada... Me gusta tu forma de besar (poéticamente hablando, claro).

Un beso...

Marisol
30 de enero de 2010, 1:53

Has escrito un poema apasionado, sin límites. El amor, la sangre y el rojo son muy sugestivos si los mezclas.
Tiene muchas singularidades como :
'y la sangre a flor de pétalo' donde alteras el orden lógico de las palabras, sin que pierdan sentido, y hasta llegas a darles nueva significación.
La mazorca y la mazurca son otra curiosidad que ya señaló, Isabel.
Me gustaron además estos versos_
'la pulpa desgarrada
en la fruta madura de tu vientre'

Y por supuesto, 'el brindis de labios' que tanto me gusta, ahora adornado con esa lengua de cristal, no pudo darle mejor cierre.

Un gran abrazo.

Liz Flores
9 de febrero de 2010, 19:49

La primer estrofa es divina, es la clase de poesía de amor que me gusta, la que se siente y respira.

"Te amé como la uva a la parra,
y fuiste vino en la vendimia de mis manos."
Me gustó este verso por apasionado y sensual, aunque no sé, me supo a melancolía también.

Precioso poema Óscar.
Saludos.

Publicar un comentario