Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

jueves, 4 de febrero de 2010

El sacrificio


Ya no te quiero, me dijiste sollozando. Y yo supe entonces que me querías como siempre, como nunca, pues sólo quien, como tú, tanto ama es capaz de renunciar a lo que más quiere por su felicidad.

Pero, ¡ay de las dudas!, que nos hacen flaquear.

A veces un acto noble puede doler más que la peor de las traiciones, porque, al no entender las razones que conducen a él, hace que te culpes de una falta que no has cometido. Y pocos sentimientos socavan más al espíritu que el de culpabilidad.

El dolor era tan grande que lo querías sólo para ti. Por contradictorio que parezca, el amor no siempre es compartir. También es sacrificio.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

10 comentarios:

La chica de cristal
4 de febrero de 2010, 12:36

El amor es un constante sacrificio hacía la persona que amamos y es por ello que cuando se ama de verdad siempre se acaba renunciando a todo.

Óscar te echo mucho de menos en el msn, pero espero que al menos te encuentres bien, miles de besitos y cuídate mucho.

Yoko-Tomoto
4 de febrero de 2010, 13:53

El amor, palabra excelsa que expresa en mucho lo que día a día leo en vuestras letras.
Soy afortunada de leeros para conocerlo desde una historia como la vuestra.

Yo coincido con vos, el amor como sublime sentimiento abarca no solo una sino muchas facetas que lo complementan, lo perfeccionan. Dichosos aquellos que son amados como vos, y lo digo en tiempo presente porque aun lo sos, porque aun se mantiene ... permanece. La muerte no ha podido ni podrá extinguir "La luz de vuestro faro"

No todos somos amados con esa intensidad, muchos solo anhelamos algún día llegar a sentir un segundo lo que vos en complemento con el amor.

Mi admiración y aprecio, estimado Óscar.
Alejandra

Isabel
4 de febrero de 2010, 15:09

Es inevitable el sentimiento de culpabilidad, aunque no es sano. Hay personas que en su sufrimiento hacen partícipes o lo intentan hacer más llevadero con el apoyo de otra persona y hay también quien prefiere la renuncia a según ellos compartir el sufrimiento, aunque el amor rebose por todos los poros. Y sí, hay mucho sacrificio en el amor, nadie que haya amado podrá decir lo contrario.

Si bastara con amar las cosas serían demasiado sencillas, Albert Camus.

Un abrazo, Óscar.

pepita
4 de febrero de 2010, 23:13

Preciosas tus palabras sobre el amor, es dolor, sacrificio , renuncia , es espera, es un sueño , es una ilusión , es a veces el porque de la existencia .
un abrazo

Clara Schoenborn
4 de febrero de 2010, 23:48

Cada uno de nosotros interpretamos el amor según nuestro acervo interior. No sabemos a veces, ni entendemos, los motivos del otro. No obstante, el amor es diáfano y no admite dudas. Un abrazo Óscar, un placer volver a leerte.

Marisol
5 de febrero de 2010, 5:18

Es difícil amar, sí, sobre todo porque implica sacrificios que sólo espíritus nobles son capaces de consentir.
A veces, por no hacer daño a quien amamos, decidimos no hacerlos partícipes de nuestros sufrimientos, y preferimos sólo compartir nuestras alegrías, y sin querer hacemos daño.
Sabias palabras.
Mi admiración toda y siempre.

Esencia
5 de febrero de 2010, 7:51

A veces un acto noble puede doler más que la peor de las traiciones, porque, al no entender las razones que conducen a él, hace que te culpes de una falta que no has cometido. Y pocos sentimientos socavan más al espíritu que el de culpabilidad.


Tan bien lo dices que poco me sale que añadir...lo comparto en su totalidad y me parece tan valiente decirlo...
Y SÍ... el amor es sacrificio... tiene su edad de egoismos y avaricias...de esa codicia de quererlo en una cajita que nadie más pueda acercarse...y la edad... de sacrificarlo... pensando quizá que con ello da más amor y cuida mejor al otro ser...

Con cariño, esencia

Liz Flores
5 de febrero de 2010, 21:07

En estos tiempos muchos ven absurdos los "actos nobles", en mi humilde sentir, pienso que quien ama con el alma no entiende de sacrificios.

Las dudas no tendría que caber en una relación, como tampoco los silencios, porque no aportan beneficio alguno y terminan por distanciar.

El amor es complejo, si, pero nadie sobrevive sin este sentimiento.

Liz Flores
5 de febrero de 2010, 21:10

¡ay las carreras! disculpa, no me despedí.

Me gustó leerte en prosa, tu tema da para una larga conversación y un café.

Un abrazo.

Lisset Vázquez Meizoso
31 de mayo de 2010, 16:20

Esto he dicho, esto he hecho... casi con las mismas palabras... y nadie me comprende..¿Es inútil el sacrificio si uno quiere la felicidad de la persona amada? Es demasiado triste tener que renunciar al amor por variables ajenas al amor en sí mismo..

Publicar un comentario