Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

sábado, 6 de febrero de 2010

Un lunar en la cara del sol


¿Quién ocupa ahora el aire que tú ocupabas?
¿Quién respira ahora el aire que tú respirabas?
Nadie puede llenar el vacío que dejaste.
Siempre habrá un lunar en la cara del sol
que ninguna luna podrá maquillar.

Si pinchara con una aguja la tierra,
se desinflaría como un globo,
y todos los océanos de tus lágrimas
caerían sobre mi cabeza,
ahogándome.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Clara Schoenborn
7 de febrero de 2010, 15:36

Óscar: me ha parecido genial el último párrafo, maravillosa imagen, y la fotografía perfecta. Un poema para releer y releer, exquisito. Un abrazo y feliz domingo.

Isabel
8 de febrero de 2010, 15:40

Habrá que hacer entonces desaparecer todas la agujas del planeta estimado Óscar, es hermoso, triste pero hermoso.

Un abrazo

Liz Flores
9 de febrero de 2010, 19:28

Es así Óscar, nadie puede llenar ese vacío que deja un ser al que realmente se amó y llenó de luz cada rincón del alma.

Ahogarse en un mar de lágrimas, recuerdo lo que es eso. Bella imagen la de tu final.

Saludos.

Marisol
14 de febrero de 2010, 4:46

El título me parece adecuado, cuando alguien nos falta, parece que el sol ya no pudiera iluminar nunca más de la misma manera, como si le hubiera salido un lunar y hubiera un espacio que nada pudiera llenar.
La segunda estrofa es impecable. Ahogarse en un mar de lágrimas parece que no quedara en una frase hecha, sino más bien se materializa literalmente cuando la tristeza embarga.
Tu imaginación no tiene límites.
Un abrazo.

Publicar un comentario