Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 1 de febrero de 2010

Sol deshojado


Tengo el corazón encharcado de lunas,
un sol deshojado
y una tristeza de papel.

Quise vestirme con tus besos,
pero al despertar comprobé que me había puesto el pijama del revés.

¿Cómo pude meter la cabeza por la manga si ni siquiera ahora sé cómo sacar el pie?

No he vuelto a susurrar confidencias a la almohada
desde que dejaste de espiarme al otro lado de la cama.
–recuerdo cómo tú te hacías la dormida, y cómo yo, secretamente, te sonreía–

El silencio de Dios me ha taladrado los tímpanos,
pero ahora que estoy sordo oigo mejor que nunca los ladridos
de esa jauría de lobos que es la soledad.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

7 comentarios:

Isabel
1 de febrero de 2010, 16:53

Sacarás el pie de ese pijama de soledad que te has enfundado, al menos yo así lo deseo, lso tres primeros versos definen tu estado de ánimo, mi querido amigo.
Aquí estoy de nuevo, te dejo mis saludos.

Esencia
1 de febrero de 2010, 19:46

El silencio de Dios me ha taladrado los tímpanos,
pero ahora que estoy sordo oigo mejor que nunca los ladridos
de esa jauría de lobos que es la soledad.

Es impesionantemente tan emtivo, tan desgarrador, tan exquisitamente expresado... lo primero es sentirtu propio dolor ,pero a la vez envuelto de una admiración por como lo exteriorizas.

Saludos,siempre esencia

Liz Flores
1 de febrero de 2010, 21:16

Deshojar el sol, una tristeza de papel, silencios, soledad, un conjunto de bellos sentimientos que se me hace muy semejante y me obliga a bajar la vista y callar.

Hermoso poema Óscar.

pepita
2 de febrero de 2010, 4:04

Precioso y triste , pero tan penetrante en el alma!Siempre te leo , ahora con todo respeto haré comentarios
un abrazo
pepita fernandez

Marisol
2 de febrero de 2010, 6:32

El 'Sol deshojado' es muy interesante, hay que tener mucha imaginación para haberlo visualizado y descrito así. La tristeza de papel, me recuerda a ese avión que deseas que regrese, y que regresó, como tu tristeza, que siempre vuelve.
Luego llega la ternura
'recuerdo cómo tú te hacías la dormida, y cómo yo, secretamente, te sonreía'
Los guiones le dan un carácter más personal a esos versos.
El silencio que taladra los tímpanos, es contradictorio pero no deja de tener sentido, que Dios calle destroza al hombre, sí.

Un gran abrazo.

Silvia E Pérez Cruz
4 de febrero de 2010, 19:37

Mucho tiempo sin leerte, querido Óscar. Pero siempre atrapan las imágenes que dibujas con las letras. Los primeros tres versos te empujan a seguir leyendo. Abrazos,
Silvia

Calvared
4 de febrero de 2010, 22:30

Qué belleza! Has conseguido un hermosísimo poema que deja un agradable sabor de boca con esa ausencia que da la mano a tu soledad.
Un abrazo

Publicar un comentario