Blog poesía La luz de tu Faro

En memoria de Sara Álvarez, con Amor, devoción y ternura infinitas. Absorbí tu esencia, y ahora vives en mi poesía. Te devuelvo la vida con mis versos.

lunes, 31 de agosto de 2009

Pangea


No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
'Elegía' (de 'El rayo que no cesa'), Miguel Hernández


Tu ausencia es un continente del tamaño de Pangea,
y yo soy una ínsula circundada por un piélago de penas.

Estoy perdido como un islote en mitad del océano
que no sabe de la mano del hombre,
ni de mapas,
ni de puertos.

Zarandeado por corrientes marinas,
a la deriva me veo,
mientras se resquebraja mi sólida materia
bajo las placas de tu tectónica tristeza.

Los afluentes de tu río ya no desembocan en mi delta,
y al mar de la vida le ha salido una lengua de tierra.

© Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.

2 comentarios:

Isabel
1 de septiembre de 2009, 14:26

Un poema que resquebraja el alma, como lo hace la ausencia de la persona amada, la Elegía de Miguel Hernández describe muy bien ese ánimo que no es tal sino todo lo contrario, me estoy poniendo al día con tus poemas.

Un abrazo mi estimado amigo Óscar. Sigues tan triste...

(A ver si me deja comentar, ya lo he intentado varias veces y no sale)

Marisol
2 de septiembre de 2009, 6:50

Ya no concibo tu poesía sin el tono triste que le imprimes, desde que Sara no está.
La estrofa que abre el poema, como la que lo cierra, son las que más me han gustado; la desolación, la ausencia, el sabor amargo que queda al terminar. Te has vuelto un poeta muy triste, pero sigues siendo un gran poeta.
Un abrazo.

Publicar un comentario